• Tenemos que reconocer que el cambio en la ley por sí mismo no es suficiente; todo cambio legal exige un profundo compromiso con su implementación, refirió.

Al encabezar el día de ayer la conmemoración del Día del Abogado, el Presidente Enrique Peña Nieto refirió que en los últimos cinco años “México ha concretado uno de los procesos de transformación de su andamiaje legal más profundos de las últimas décadas”.

Puntualizó que en este proceso destacan “la ampliación de la protección de los derechos humanos, el Sistema de Justicia Penal Acusatorio, así como los avances en materia de justicia cotidiana, de transparencia y de combate a la corrupción”.

“Se trata de avances muy importantes, pero el proceso estará inconcluso si nos detenemos aquí. Se requiere lo más importante: el compromiso leal y permanente de las mujeres y los hombres de leyes para lograr que cada precepto legal pase del papel a la práctica. Tenemos que reconocer que el cambio en la ley por sí mismo no es suficiente. Todo cambio legal exige un profundo compromiso con su implementación”, subrayó.

Tras señalar que “la ley es la expresión más clara de un proyecto de nación”, el Primer Mandatario indicó que “por sus implicaciones, este nuevo paradigma de justicia en México ya ha requerido de grandes cambios, incluyendo la adecuación de planes de estudio, la capacitación de quienes procuran e imparten justicia, así como la adecuación de litigantes”. Incluso, añadió, “ha sido necesario adecuar la infraestructura de las universidades, fiscalías y juzgados”.

“Hemos realizado cambios trascendentales en el marco jurídico nacional. Estamos cumpliendo en tiempo y forma con los plazos establecidos para su entrada en vigor. Se han realizado importantes inversiones para ponerlos en marcha”, agregó.

En el evento, realizado en el Patio de Honor del Palacio Nacional, el Titular del Ejecutivo Federal mencionó que “estas reformas implican desde transformar por completo la manera de realizar algunos procesos que ya se tenían dominados, hasta desarrollar nuevas habilidades”.

“Este nuevo escenario demanda una nueva mentalidad y una nueva actitud ante los retos que enfrenta la justicia en nuestro país”, indicó.

Expresó que ante este profundo proceso de renovación, “este Día del Abogado adquiere una relevancia particular: este 12 de julio, además de un día de celebración, debe ser un día de reflexión”.

“Hoy nos toca ser parte de la generación de abogados a quienes se les ha encomendado la responsabilidad de hacer realidad uno de los mayores avances para la justicia efectiva en nuestro país. La batalla más importante que libramos es la de devolver al ciudadano la confianza en las instituciones que están para servirle”, aseguró.

Agregó: “Debemos hacer que todos los mexicanos, sin excepción, sientan y vivan en su día a día el respaldo del Estado mexicano”.