• Del segundo se desconoce el estado de salud.

Odilón Larios Nava.- Este jueves por la mañana habría muerto uno de los dos hombres que estuvieron a punto de ser linchados en Lomas de san Miguel. Según fuentes extraoficiales falleció en un nosocomio de la capital poblana.

EL INICIO DE LA VIOLENCIA

Todo comenzó cerca de las nueve de la noche del pasado miércoles. Tres hombres estaban ingiriendo bebidas embriagantes en la calle frente al número 6722 de la calle Copilco casi esquina con Texcoco, en Lomas de san Miguel, en la ciudad de Puebla. Otros sujetos hacían lo mismo dentro del domicilio marcado con el número antes mencionado.
Estando alcoholizados ambos bandos discutieron y se enfrascaron en una riña. Los que estaban en el interior de la casa golpearon a los otros y los lesionaron con armas blancas. Dos de los heridos pudieron marcharse por sus propios medios pero el tercero quedó tendido en el lugar y se requirió de la presencia de paramédicos.
La mala coordinación a través del 911 ocasionó que los técnicos en urgencias médicas de Cruz Roja llegaran 45 minutos después, cuando los familiares y amigos del herido ya estaban muy molestos y agredieron verbalmente a los paramédicos.
Esto ocasionó que los paramédicos tuvieran que subir al lesionado antes de tiempo y salir del lugar para evitar que los agredieran. Decidieron hacer alto frente al penal de san Miguel para terminar de revisar y estabilizar al paciente. Pero los familiares del mismo llegaron hasta ese sitio y los agredieron a pedradas. Finalmente se retiraron y llevaron al herido a un nosocomio de la capital poblana.

COBRAN VENDETA LOS CONOCIDOS DEL PICADO

La policía estatal llegó al lugar y los elementos pudieron convencer a uno de los presuntos agresores que se entregara, lo hizo y se retiró junto con una mujer, ambos a bordo de la patrulla del estado. Una vez que se retiraron los policías, los familiares y amigos del herido llegaron hasta la casa ya mencionada, ingresaron y sacaron al propietario a quien golpearon pero nada tuvo que ver en la riña inicial.
Después encontraron en un cuarto de block a dos hombres escondidos, presumiblemente de los agresores iniciales. El grupo de rijosos comenzó a lanzar piedras, cohetones y roció de gasolina el lugar para prenderle fuego.
Durante cuatro horas estuvieron haciendo lo anterior, fue alrededor de las tres de la mañana cuando se decidieron a forzar la puerta e ingresar para sacar a los dos hombres que estaban allí guarecidos.
Una vez afuera les propinaron una goliza que los dejó incapaces de ponerse en pie. Tenían heridas contusas prácticamente en todo el cuerpo, incluso fracturas. Lesiones sangrantes en la cabeza eran visibles en ambos hombres. Fueron atendidos horas después por paramédicos de SUMA y llevados a un hospital.

MUERE UNO DE LOS VAPULEADOS

Uno de estos dos hombres vapuleados por una turba pereció horas después en un nosocomio de la capital poblana, lo anterior fue informado por fuentes extraoficiales.
De acuerdo con las fuentes consultadas el hoy occiso respondía al nombre de Jorge Flores González, de aproximadamente 30 años de edad. Hasta el cierre de esta edición esta información no había sido confirmada por las autoridades de la Fiscalía General del Estado (FGE).
Ceba señalar que los vecinos que atestiguaron estos hechos violentos denunciaron el pésimo servicio del 911, quienes fueron incapaces de canalizar apoyo policial para evitar la barbarie. También fueron incapaces de enviar una ambulancia a tiempo, y debieron esperar por este servicio en un primer momento 45 minutos y para atender a los dos lesionados del final de la gresca más de una hora.