DESDE el miércoles comenzó a sonar en las redes sociales el rumor que el comediante poblano Gaspar Henaine mejor conocido como CAPULINA había muerto, sus familiares se vieron en la necesidad de desmentir dicha noticia.
Fue la tarde de ayer cuando se dio como oficial la lamentable noticia en torno al fallecimiento del rey del humorismo blanco “Capulina”, quién después de haber estado internado durante dos semanas en un hospital de la Ciudad de México, la muerte pudo más que él, llevándoselo a la edad de 85 años, después de luchar sobre ella.
Gaspar Henaine Capulina nació un 6 de enero de 1926, en Chignahuapan, Puebla, hizo 84 películas en total, dentro de las cuales 54 hizo solo, y el resto con Viruta (Marco Antonio Campos) fallecido en 1996, grabó 12 discos de estudio, también Capulina tuvo un circo, salió en la telenovela “El diario de Daniela”, tuvo programas de televisión que duraron años “Las aventuras de Capulina” y “El gran circo de Capulina”, su fama llegó a la cúspide al grado de estar plasmado en historietas con “Capulinita”.
Este mismo año recibió el premio al Orgullo Hispano, el cual le fue entregado en su casa de Cuernavaca, Morelos, ya que no pudo realizar el viaje hasta Las Vegas.
El 21 de septiembre, Gaspar Henaine fue internado en un hospital de la Ciudad de México, (hace dos semanas) debido a una úlcera gástrica. Después de haber sido intervenido quirúrgicamente, la recuperación fue difícil y le sobrevinieron complicaciones en el intestino.
Luego de que se hiciera público que el comediante no recibía regalías por sus películas, la Asociación Nacional de Actores (ANDA) se acercó a la familia del comediante para ofrecerle su apoyo.
A pesar de la gravedad del estado de salud de “Capulina”, la familia se mantuvo optimista en un principio, aunque después su salud se tornó tan precaria que se prepararon para lo peor.
“Su cuerpo dejó de luchar. Su cuerpo está agotado, sólo le pedimos a Dios que no lo haga sufrir más”, dijo Erika Henaine, nieta de “Capulina”, misma que en su twitter hizo después pública la noticia del lamentable fallecimiento.
Hasta nuestro cierre de edición se desconocía sobre el sepelio del gran Capulina (q.e.p.d.).