+ Cabildo también aprobó imponer multas de hasta un millón de pesos por el maltrato animal como zoofilia y perros abandonados
+ También se aprobó corredor comercial para 900 ambulantes en la 12 oriente-poniente

Dulce Gómez

Ayer, el Cabildo de Puebla avaló reformar el capítulo 27 del Código Reglamentario Municipal (COREMUN), que entre sus modificaciones establece multar a las personas que saquen a pasear sin correa y bozal a los perros de las razas siguientes: Pitt Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rottweiler, Fila Brasileño, Tosa Inu, Akita Inu, o cualquiera de su cruces con estas razas de animales.

Asimismo, el dictamen refiere que las personas que adquieran un perro de cualquier de las razas antes referidas deberá hacerlo de conocimiento a la Dirección de Protección Animal del Ayuntamiento capitalino, a fin de elaborar un registro, que no tendrá costo alguno.

También, el dictamen presentado por la Comisión de Servicios Públicos, a cargo del regidor del PRI, Iván Galindo Castillejos, establece multas de hasta 1 millón y medio de pesos para las personas que practiquen zoofilia, tenga en malas condiciones a sus mascotas, o los haga partícipes de peleas de perros.

En el caso de los dueños de canes que no los porten con una correa y un bozal, el priista detalló que la sanción en contra de los mismos podría ir de los 5 mil hasta los 350 mil pesos, dependiendo de la gravedad.

Por lo anterior, Galindo Castillejos adelantó que será necesario que el Ayuntamiento de Puebla lleve a cabo una campaña de concientización, a fin de que la población conozca la nueva determinación.

El dictamen presentado este día ante el Cabildo de Puebla califica a estas ocho razas de perros como “animales feroces” y establece que este tipo de animales “por su naturaleza son violentos, agresivos y difíciles de contener”.

La reforma avalada por unanimidad por los integrantes del Cuerpo Edilicio establece lo siguiente: “Colocarles una correa, para poder transitar con ellos en la vía pública, así como responder de los daños o perjuicios que llegaren a causar a terceros, en caso de que se les permita andar libremente, se les escapen o los abandonen en la vía pública; con bozal en caso de los considerados feroces tales como los perros con acondicionamiento para guardia y las razas”.

Al cuestionarle a Iván Galindo si con esta disposición se estigmatiza a los canes, el cabildante rechazó dicha posibilidad, empero sostuvo que un perro en cualquier momento puede reaccionar.