• Los sicarios hicieron al menos 20 detonaciones, el cadáver presentó ocho balazos.
• Dos sujetos le dispararon desde un auto cuando la mujer llegaba a su domicilio.

Odilón Larios Nava. – Por lo menos ocho balazos recibió una mujer, de 35 años, sujetos hasta el momento desconocidos, le dispararon desde un vehículo en movimiento cuando la fémina llegaba a su casa de la colonia El Moral, en San Martín Texmelucan, la mañana de este miércoles. La mujer tenía antecedentes como narcovendedora, se presume que el móvil del asesinato fue un ajuste de cuentas entre bandas dedicadas a la venta de drogas.
Según fuentes extraoficiales, dos sicarios iban a bordo de un vehículo café claro y fueron los que abrieron fuego contra la fémina cuando llegaba en motoneta a su casa ubicada en el número 144 de la calle Nogal y Peral, de la colonia El Moral. Se presume que le dispararon la menos en 20 ocasiones, según el número de casquillos hallados en el lugar, pero el cuerpo solo presentó ocho impactos.
La mujer que fue acribillada de esta manera fue identificada como Verónica Soto Olea, la cual contaba con 35 años. Fuentes policiales informaron de los antecedentes delictivos de la ahora occisa.
Lo anterior ocurrió minutos después de las ocho de la mañana de este miércoles, en la dirección mencionada. La mujer iba llegando a su casa en su motoneta, atrás de ella pasó un vehículo color café, donde viajaban dos sicarios quienes le dispararon a sangre fría. Los delincuentes escaparon con dirección al libramiento San Jerónimo.
Verónica Soto tenía antecedentes penales por venta de drogas. Las autoridades tienen registrada al menos una detención de esta mujer por delitos contra la salud, la detuvieron con cocaína la cual la tenía con fines de venta.
La Fiscalía General del Estado por medio de policías ministeriales de la comandancia de Texmelucan realizaron las diligencias del levantamiento del cadáver y la recolección de indicios e iniciaron la carpeta de investigación del caso. La principal línea de investigación que tienen es el de un posible ajuste de cuentas entre bandas dedicadas al narcomenudeo.