• Según los primeros reportes la mujer cruzó sin la debida precaución y al pisar el carril confinado del RUTA el camión la aventó; murió casi de forma instantánea.

Odilón Larios Nava.- Un hombre vio a su esposa marcharse para ir por unas copias, se quedó esperando junto con sus hijos en la esquina de una calle, sin saber que sería la última ocasión que la vería con vida. Apenas unos cien metros delante la mujer fue atropellada por un camión de la Red Urbana de Transporte Articulada (RUTA); pereció de forma inmediata.
La fémina cruzó la 11 Sur a la altura de la estación Santiago de la RUTA, entre 21 y 19 Poniente, con sentido de sur a norte, y fue embestida por uno de los camiones articulados.
La mujer fue identificada como Diana Edith Valentino Arévalo, tenía 28 años de edad. Versiones preliminares indicaron que la fémina atravesó la 11 Sur a la altura de la 21 Poniente, pero lo hizo toreando los carros, así es como habría llegado al carril de ruta donde no vio que venía el camión por el carril exclusivo.
Fue embestida por el autobús articulado, el cuerpo fue proyectado y golpeó contra el asfalto y su cabeza contra uno de los “volardos” – tipo de durmientes amarillos que separan el carril de RUTA de los carriles de circulación del resto de los vehículos – y murió casi de forma inmediata.
El conductor de la unidad 209 de RUTA, un camión articulado, descendió y escapó, aunque a decir de algunas de las autoridades policiales los testigos les informaron que el conductor no tuvo culpa en este percance. Señalaban que la mujer cruzó sin fijarse y de esa forma encontró la muerte.
Paramédicos de Protección Civil del Grupo Relámpagos y de SUMA llegaron para revisar a la mujer, pero ya no había nada que hacer.
Esto ocurrió alrededor de las 14:30 horas, en cuestión de minutos también acudieron peritos de la Dirección de Tránsito Municipal, los cuales llevaron a cabo las diligencias del levantamiento del cadáver.
Según una versión de un testigo y conocido de la hoy occisa y su familia, la fémina estaba con su esposo e hijos en la esquina de la 11 Sur y 23 Poniente. Ella les dijo que la esperaran pues iba a sacar unas copias. Pasaron diez minutos y no volvía, es por ello que su marido fue a buscarla.
Al llegar a la 11 Sur y 21 Poniente vio el accidente, el cuerpo ya estaba cubierto con una sábana pero sobresalían sus tenis. El hombre intuyó que podría tratarse de su esposa, así es que corrió y levantó la manta, en ese momento confirmó la dolorosa sospecha.
Fue él quien informó a las autoridades de tránsito municipal el nombre de la occisa. Mientras que el cuerpo fue llevado al Servicio Médico Forense para que se le practique la necropsia de rigor.
El caso fue remitido ante el Agente del Ministerio Público para que sea dicha autoridad la que finque o deslinde responsabilidades.