• Su familia dice que sufrió electrocución; la Fiscalía deberá investigar, las quemaduras profundas de segundo y tercer grado en el cadáver no corresponden con shock eléctrico.

Odilón Larios Nava.- A causa de quemaduras profundas en el cien por ciento de la superficie corporal, perdió la vida una mujer de 26 años de edad, en un hospital de la capital poblana. Se trata de quemaduras de segundo y tercer grado. La familia refirió a las autoridades ministeriales que las quemaduras se las causó cuando sufrió un shock eléctrico en su domicilio en la región de Tehuacán.
Esta versión deberá ser investigada por personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) porque las quemaduras que presenta son propias de haber estado expuesta al fuego directo, es decir a un incendio y no de un corto circuito.
La mujer que murió en tales circunstancias fue identificada como Karla Vera Cortés, de 26 años de edad. Una vez que sufrió las quemaduras fue llevada al Hospital General de Tehuacán, donde los médicos recomendaron su traslado al Hospital de Traumatología y Ortopedia del Sector Salud en la ciudad de Puebla, en donde poco después pereció.
De acuerdo con las fuentes consultadas además de ella, otro miembro de la familia de esta mujer también resultó con severas quemaduras, lo que no coincide con la versión de los familiares del corto circuito.