• Lavaban el interior de una pipa donde se almacenaron gases; en ese domicilio se vende gas de procedencia ilícita.
• Las autoridades ministeriales aseguraron el inmueble junto con 6 pipas abastecidas del carburante.

Odilón Larios Nava. – La venta de gas, obtenido y comercializado de manera ilícita, cobró la vida de un par de hermanos en Santa María Xonacatepec, un tercer hombre sobrevivió y fue llevado a un hospital. En un domicilio particular que sus propietarios intentan hacer pasar por taller, se comercializa el carburante principalmente a vehículos de transporte público y particulares, indicaron fuentes policiales.
De acuerdo con fuentes policiales el inmueble en donde se realizaba esta actividad ilegal fue asegurado, también se aseguraron seis pipas abastecidas con gas LP, combustible presuntamente obtenido de manera ilícita.
Los ahora occisos y un tercer hombre, estaban lavando el interior de una pipa que servía para el trasiego del combustible presuntamente obtenido mediante el robo a los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).
La acumulación de gases en el interior de la pipa dejo inconscientes a los tres hombres. Cuando los paramédicos de Protección Civil llegaron al lugar encontraron que dos de esos hombres estaban muertos.
Se trata de los hermanos Alberto y Lázaro, ambos de apellidos Castillo López, de 29 y 25 años respectivamente. Mientras que el tercero fue encontrado vivo, lo atendieron y posteriormente los paramédicos de SUMA lo trasladaron al Hospital General de Cholula.
Alrededor de las 13:30 horas los números de emergencias recibieron una llamada que les indicaba que en un domicilio de la calle Cruz de Piedra, en el Barrio del mismo nombre, en la junta auxiliar de Santa María Xonacatepec, se había presentado el deceso de dos hombres.
Al llegar los paramédicos de Protección Civil Municipal y policías del estado, confirmaron que había dos hombres muerto por inhalación de gases.
En el inmueble las autoridades aseguraron seis pipas más, todas abastecidas con el carburante. El predio también fue asegurado por la policía ministerial como parte de las investigaciones.
De acuerdo con fuentes policiales en el lugar se comercializaba gas de procedencia ilícita, ahí llegaban a cargar vehículos de transporte público y particulares. Las personas propietarias del lugar operaban al margen de la ley y no cuentan con los permisos correspondientes. Se desconoce si el ayuntamiento de Puebla tomará acciones legales en contra de los responsables del lugar.