• El hoy finado fue herido durante un asalto con un asalto y varios golpes que recibió al nivel del abdomen.

Odilón Larios Nava.- Después de permanecer 17 días internado en el hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS, un vigilante del Oficce Max de Plaza Dorada, falleció por todas las lesiones que le provocaron unos vándalos durante un asalto.
Personal de la Agencia Estatal de Investigación anexó este deceso a la carpeta de investigación que existe por el robo al mencionado comercio, ya que los presuntos responsables no han sido identificados.
Fue el pasado 15 de agosto cuando alrededor de las diez de la noche ocurrió el asalto perpetrado por dos hombres armados, quienes inmediatamente ingresaron y amagaron a los empleados, entre ellos a los dos vigilantes con los que cuenta la tienda.
Uno de los guardias puso resistencia al asalto y a cambió recibió un cachazo por parte de uno de los delincuentes. Lo anterior provocó que el arma se detonara solo y una bala saliera e impactara directo a la muñeca del segundo vigilante de nombre Adrián Centeno Juárez, de 27 años de edad.
Para evitar ser detenidos, los delincuentes propinaron una tremenda golpiza a los dos vigilantes, aunque la peor parte se la llevó Adrián, quien recibió muchas patadas en la zona abdominal.
Después de obtener lo que querían, los delincuentes huyeron y los demás empleados pidieron apoyo a emergencias. Adrián de inmediato fue trasladado al Hospital de Traumatología y Ortopedia del IMSS, por el balazo en la mano.
En ese lugar los médicos indicaron que no había que preocuparse por el balazo en la muñeca izquierda, sino por las lesiones internas que le causaron las patadas, ya que el hígado había sido perforado.
Desde entonces el guardia de seguridad estuvo internado, su estado era delicado, pero aunque los galenos intentaron salvarle la vida, la madrugada de este viernes murió víctima de falla orgánica múltiple a causa de la golpiza y no tanto del balazo.