• Al regresar a su casa en la colonia Insurgentes Chula Vista, notó que le habían robado y le sobrevino el paro cardiaco.

Odilón Larios Nava.- Cuando una mujer de 86 años de edad, regresó a su casa en la colonia Insurgentes Chula Vista, se percató que había sido víctima de la delincuencia, es decir que le habían vaciado parcialmente la casa. Esto le causó una fuerte impresión, y como tenía problemas de corazón, le sobrevino el paro cardiaco que acabó con su vida.
Se descartaron huellas de violencia en el cadáver, pero las autoridades no condonaron la necropsia porque el deceso de la mujer está vinculado a un hecho delictivo, es decir el robo a casa habitación.
Por esa razón la policía municipal resguardó el domicilio de la fémina, el número 1707 de la calle 9 Sur, entre la 17 y 19 Poniente, en la menciona colonia.
Las versiones extraoficiales recabadas en el lugar, indicaron que la mujer estaba ausente, es decir la casa se encontraba sola cuando llegaron los bandidos y robaron los objetos de valor. Pero el coraje que pasó la fémina al regresar y notar que le habían robado parte de su patrimonio hizo que sufriera un infarto.
La mujer de 86 años de edad, ya había sido sometida en el pasado a una operación de corazón, por lo que usaba marcapasos, así que no soportó la fuerte impresión. Según los trascendidos, de la casa fueron robados algunos aparatos electrodomésticos, una Ipad, una computadora portátil, entre otras cosas.
Las diligencias del levantamiento del cadáver corrieron a cargo del personal de la Agencia Estatal de Investigación, quienes iniciaron las investigaciones del caso.