• Aunque la balacera ocurrió durante un evento de huehues las investigaciones sugieren que se trató de un ajuste de cuentas entre narcovendedores.

Odilón Larios Nava. – Se confirmó que la balacera del domingo en Xonaca cobró la vida de un hombre de 47 años. Aunque la balacera se suscitó durante un evento de huehues, vecinos indicaron que la agresión se dio entre probables narcovendedores que se pelean esa plaza.
Derivado de esas agresiones resultó lesionado un hombre, recibió un impacto de bala en el pecho y fue llevado al Hospital de Traumatología y Ortopedia del Sector Salud. Se presume que se trató de un crimen perpetrado por un sujeto dedicado a la venta de drogas en aquella zona de la ciudad.
El finado fue identificado por sus deudos como Javier Azcue Rojas, quien tenía su domicilio en la colonia Miguel Hidalgo. Fue plenamente identificado por su concubina, quien indicó a las autoridades lo que sabía de lo ocurrido.
Como antecedente a este asesinato hay que señalar que el domingo por la noche se reportó que en la fiesta de los huehues en Xonaca se suscitó una fuerte balacera que ocasionó que todos los presentes se retiraran.
Vecinos reportaron que hubo varios lesionados pero que se retiraron por sus propios medios. Sobre este tema las autoridades municipales hicieron mutis y no proporcionaron algún reporte oficial.
Fuentes ciudadanas indicaron que, aunque la balacera se dio en las festividades del carnaval, aseguraron que el asunto no fue entre huehues, sino entre narcovendedores que se disputan esa zona de la ciudad como una plaza. Incluso señalan que uno de los líderes de esos grupos delictivos fue el que encabezó el ataque.
La esposa de Javier Azcue señaló que tras la primera balacera alrededor de las diez de la noche del domingo sus familiares se fueron a refugiar a su casa. Pasada cerca de media hora, creyeron que la situación había vuelto a la calma y Javier salió a dejar a algunos de sus familiares a la parada del camión.
Minutos después los familiares llegaron corriendo indicando que un sujeto les estaba disparando y que al parecer una bala le había dado a Javier en el pecho. Por ello lo fueron a auxiliar y lo trasladaron al hospital ubicado en Xochimehuacan, en donde poco después de haber ingresado perdió la vida.
Habitantes de aquella demarcación de la ciudad de manera anónima indicaron que el asesino es un peligroso delincuente dedicado a la venta de drogas, el cual se dice protegido por un mando medio de la Policía Estatal del Estado, por lo que piden al titular de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado Jesús Morales y al subsecretario José Tlachi Meneses, que investiguen a uno de sus mandos operativos.
Las investigaciones en torno a este asesinato corren a cargo de la Fiscalía General del Estado dentro de la carpeta de investigación 3712/2018 de la Zona Centro.