• Pereció por causas de su vicio, el cuerpo no presentaba signos de violencia.

Odilón Larios Nava.- Vecinos de las calle Aldama se llevaron una sorpresa la mañana de este viernes, al salir de sus domicilios se percataron que un hombre yacía tendido en la vía pública, estaba inerte y los pantalones los tenía debajo de las rodillas, además no tenía puestos los zapatos.
El cadáver no presentaba huellas de violencia, los primeros reportes indicaron que el hombre pudo haber perecido a causa de ingerir bebidas embriagantes. Algunas versiones extraoficiales indicaron que el cadáver desprendía un fuerte tufo a alcohol.
La mañana del viernes, en las calles Segunda Privada de Aldama y calle Aldama, casi esquina con calle prolongación López Rayón, los vecinos reportaron la presencia de un hombre inconsciente.
El masculino llamó la atención porque sus zapatos color negro estaban a un costado del cuerpo inerte. Tenía puesto su bóxer, pero el pantalón color mostaza lo tenía colocado debajo de las rodillas.
Cuando los técnicos en urgencias médicas llegaron hasta la esquina correspondiente, informaron que el hombre ya estaba muerto. No tardaron en llegar hasta el lugar sus familiares, quienes lo identificaron como Daniel Arturo Gutiérrez Aquino, de 40 años de edad.
En el cadáver no se apreciaban lesiones ni huellas de violencia. Las ropas no tenían manchas de sangre, ni ningún otro indicio que pudiera sugerir que Daniel hubiera sufrido alguna agresión. Es por ello que las autoridades se inclinaron a pensar que el hombre probablemente murió por causas naturales como un infarto.
Será después de la necropsia cuando se conozca la causa del deceso de este hombre y se sepa si había consumido alguna sustancia que le haya provocado la muerte.
Las autoridades se inclinaron a pensar que el hombre probablemente se quiso quitar el pantalón debido a que estaba mojado por la lluvia ocurrida horas antes, pero el hombre habría muerto antes de conseguirlo.
Tocó al Agente del Ministerio Público Especializado en Investigación de Homicidios, el llevar a cabo las diligencias del levantamiento del cadáver e iniciar la constancia de hechos de rigor.