ING. OSCAR LÓPEZ MORALES

Sin prosperar una propuesta de “Planilla de Unidad”, ayer fueron lanzados como candidatos a dirigir los destinos del Partido Acción Nacional (PAN) el senador saliente, Héctor Larios y el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, en una formula como presidente y secretario general del albiazul en el país.
Es ahora cuando comienza el trabajo del cabildeo.
Previó hubo meses de diálogo, de ofertas, de amarres que lograron convencer a nueve gobernadores panistas quienes ayer respaldaron al ex mandatario poblano.
La cosas no quedarán ahí.
Si bien, Moreno Valle no alcanzó la coordinación de la bancada de Senadores panistas, tampoco representó un fracaso en sus aspiraciones.
Desde la Secretaría General de su partido hará el trabajo de proselitismo y los “pactos” que acostumbra.
La división en Acción Nacional está fresca. La derrota del pasado 1 de julio le duele aún a un grupo que quiso apoderarse de ese partido por medio de Ricardo Anaya, el principal factor de la ruptura.
Y ese grupo, donde también juega Damián Zepeda ( ahora ex dirigente nacional), en una horas lanzará su planilla, con lo que la factura se acenturá.
Eso en el ámbito nacional, pero en Puebla, los panistas tampoco están unidos.
Hay un resentimiento hacia el propio Moreno Valle que ha buscado la reconciliación con personajes como Rafael Micalco o al ex presidente municipal y ex aspirante a la alcaldía, Eduardo Rivera Pérez.
Moreno Valle Rosas, todavía “maneja los hilos” en la política local.
Ahora el ex mandatario necesita de todos aquellos que forma parte de Acción Nacional para alcanzar primero la secretaria general, y en su momento buscar la dirigencia de su partido.
Los enemigos internos del morenovallismo saben que de alcanzar la secretaría general el próximo dirigente indiscutible y probable candidato a la presidencia de la República será RMV.
El propio Moreno Valle sentenció que se buscaba evitar una “ guerra civil”, pero desafortunadamente no fue posible “por lo que no se pueden seguir tomando decisiones verticales”.
Lo cierto que Héctor Larios y Rafael Moreno Valle, ya están en el camino.

RECHAZO ABSOLUTO

El que ha logrado un rechazo absoluto para ser designado como magistrado del Tribunal Superior de Justicia es el actual dirigente del PRD, Jorge Benito Cruz Bermúdez.
Nadie lo quiere al interior del poder judicial.
Primero fue el diputado electo, Gabriel Biestro, quien se pronunció contra la propuesta enviada por el Ejecutivo Estatal.
Ayer los empresario reprobaron la intención.
José Antonio Quintana, presidente saliente de Coparmex, afirmó que Jorge Cruz Bermúdez no cumple con el  perfil.
“Los magistrados deben emanar del  mismo sistema judicial”, opinan los representantes cupulares.

La diputada local Socorro Quezada Tiempo, ex dirigente del PRD, fue mas dura.
Calificó como una “mentada de madre” que el líder del partido, Jorge Benito Cruz Bermúdez, pueda ser designado magistrado del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), cuando hay otros poblanos con mayor experiencia en el ámbito judicial.

Afirma que el ex titular de la SEP, no tiene calidad moral para tratar de aspirar a un cargo en el poder judicial .
Benito Cruz si logró la unidad… en su contra.