+ Fundó Cáritas, el Banco de Alimentos, la Casa del Adolescente, una estancia infantil, la Casa de la Familia, del Adolescente, Casas de Oración y otras obras más

Por Patricia Moreno Sánchez

Monseñor Don Rosendo Huesca y Pacheco, deja un gran legado religioso para las próximas generaciones.
Su inesperado fallecimiento, el pasado 25 de noviembre, a los 85 años de edad deja un gran dolor entre los fieles católicos que lo amaban y respetaban.
Monseñor Don Rosendo Huesca y Pacheco, nació en Santa María Ejutla, Oaxaca el 1 de Marzo de 1932. Inició sus estudios en el Seminario Palafoxiano. Fue enviado a Roma a continuar sus estudios, se licenció en Teología y en Derecho Canónico en la Universidad Gregoriana. Fue ordenado sacerdote el 28 de octubre de 1956. Realizó estudios especializados en Psicología y Pedagogía en la Universidad de Fordham, Nueva York.
Huesca y Pacheco fue Rector del Seminario Mayor Palafoxiano, Fundador y primer Presidente de la Organización de Seminarios Mexicanos, y catedrático en la escuela de Psicología de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
Desde muy joven se le encomendaron diversas responsabilidades, en 1970 Su Santidad Pablo VI lo nombró Obispo Auxiliar de Puebla, y el 28 de septiembre de 1977 le designó VII Arzobispo de Puebla. En 1978 le eligió Miembro de la Sagrada Congregación para la Educación Católica, y al mismo tiempo, miembro de la Congregación de Religiosos e Institutos Seculares.
En 1979 le fue encomendada la organización la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en la cual se contó con la presencia del Papa Juan Pablo II durante su visita a Puebla y nuestro país como líder de la iglesia católica.
En Junio de 2001 fue anfitrión del Primer Encuentro Continental Americano de Cultura. En Mayo de 2002 acudió al Euroforo del Escorial, en España, invitado por el Consejo Episcopal Latinoamericano, para participar en el Congreso Social que reunió a representantes del Episcopado Latinoamericano y a Obispos de la Unión Europea.
Monseñor Huesca y Pacheco fue una persona con alto grado de sensibilidad por lo que estableció la Fundación de Beneficencia Privada “Caritas”, que ofrece ayuda a indigentes, enfermos crónicos, y enfermos en fase terminal, dándoles gratuitamente, casa, vestido, sustento y atención médica, además hospedaje y alimentos gratuitamente a personas de bajos recursos y del medio rural.
De igual forma fundó el Banco de Alimentos, que distribuye mensualmente varias toneladas de alimentos mediante despensas que se entregan una vez a la semana a más de 10,300 personas de escasos recursos.
También creó la Casa del Adolescente y la Estancia Infantil (atendida por Cáritas), la “Casa de la Familia”, así como dos casas del Campesino que se ubican en Libres y en Cuautlancingo .
Dentro de sus acciones se destaca el impulso a la educación en el Estado por lo que través de la Pastoral Social, con el apoyo del Instituto Estatal de Educación para Adultos (IEEA), ha establecido en algunas parroquias centros de alfabetización y de cursos para la culminación de estudios de primaria y secundaria jóvenes y adultos.
Fundó la Casa de Oración en la ciudad y en San José del Puente otra para servicio de la ciudad, con el nombre de Mons. Octaviano Márquez.
En su carácter de Presidente de la Comisión Episcopal de Educación y Cultura, coordinó los trabajos del “Proyecto Educativo de la Iglesia en México” en 1992, en el cual se ofrece una propuesta educacional específica, derivada de la rica experiencia de la Iglesia en materia de educación, y enraizada en los valores propios de la identidad nacional.
Emilio Baños Ardavín rector de la Universidad Popular Autónoma del estado de Puebla (UPAEP) consideró que con el fallecimiento de Huesca y Pacheco, se pierde un pastor con mente brillante, que estuvo estar atento a los signos de los tiempos. Además de un apasionado de la ciencia y la fe.
“Perdemos una gran persona, pero como dijo Monseñor Víctor Sánchez Espinosa, ganamos un intercesor en el cielo” afirmó el académico.
Por su parte, el padre Gustavo Rodríguez párroco del templo de la Asunción, dijo que Huesca Pacheco dejó obras claves para apoyar a los grupos vulnerables como el Banco de Alimentos y la Fundación Cáritas, además dijo que siempre se le agradeció que permitió la libertad de expresión entre todos los sacerdotes, pese a tener distintos puntos de vista en temas diversos.