Por Jesús Lemus/Puebla

El titular de la comisión del Transporte Público, Julián Rendón Tapia, abrió la posibilidad de exigir pruebas de confianza periódicas a los choferes que prestan el servicio de taxi mercantil y privado a través de cualquier aplicación móvil.
Así lo dijo el también diputado local del PRD, tras el comunicado emitido por la empresa Cabify, donde se establece que buscarán instalar botones de pánico en sus unidades y un programa espejo que permita al gobierno estatal tener todos los datos de los choferes, además de cualquier otro protocolo de seguridad solicitado por las autoridades.
Aunado a lo anterior, el representante popular señaló que más allá del comunicado de prensa de Cabify, el Poder Legislativo tiene contemplado que antes del tercer período de sesiones y que inicia el 15 de octubre, se avale la reforma a la Ley del Transporte para robustecer algunas las reglas de operación para las empresas de taxi privado y mercantil, a fin de garantizar la tranquilidad de los usuarios.
Entre otras medidas, reiteró el presidente de la comisión del Transporte Público, se encuentran la colocación de botones de pánico y cámaras de vigilancia dentro de las unidades, además de las pruebas periódicas de control de confianza para los choferes.
Consideró viables estas pruebas de confianza, incluyendo a los taxistas tradicionales, pues solo así se tendrá un expediente más completo de los choferes que brindan este servicio de traslado en favor de los poblanos en el municipio.