Por: Carlos Linares Mendoza
Fotos: Espectáculos Puebla

CON gran éxito se presentó Miguel Bosé en Puebla, como parte de su gira mundial “Estaré 2017”, teniendo como escenario el ACRÓPOLIS.
Eran las 21:15hrs cuando las luces se apagaron y fueron saliendo cada uno de sus musicos, mientras las pantallas proyectaban sus nombres y sus fotos.
En medio de un estruendo de gritos, Miguel Bosé salió vestido de saco negro con pantalón y playera del mismo color, para comenzar la velada con “Sereno”, seguido de “Duende”, “Nena” y “Aire”.
“Yo soy un hombre de paz, me gusta la paz y como tal me entrego a actividades y justo hablo de los exiliados y no quiero muros”, mencionó para dar paso al tema “Nada particular”.
Acompañado por dos pantallas laterales en vertical y otras tres pantallas verticales al centro del escenario, Miguel estuvo en todo momento muy complaciente con sus fans poblanos.
El repertorio parecía interminable, el derroche de talento sobre el escenario era notorio, todos los asistentes en todo momento se mostraron contentos por la visita de Miguel Bosé a Puebla, luego de dos años de no pisar suelo poblano.
“Es una noche de palabras y recuerdos, ustedes me han ayudado a seguir aquí en los escenarios celebrando 40 años de carrera”, expresó Bosé.
Agradeció el cariño de sus fans y abandonó en escenario, para posteriormente volver.
Entre otros temas estuvieron “Siempre en mi mente” y “Como un lobo”, haciendo merecidos homenajes a su sobrina fallecida de cáncer, Bimba Bosé y al grande, al “Divo de Juárez” a Juan Gabriel.
“Gracias Puebla ha sido una gran noche, te quiero mucho”, se despidió del escenario levantando las manos. Los fans no dejaron pasar el tiempo e inmediatamente gritaron “Otra, otra, otra”, haciendo que volviera por segunda vez, para cantar “Te Amaré”.
“Esta noche ha sido un alto voltaje”, mencionó Bosé para regresar por tercera vez al escenario del Acrópolis, ante siete mil almas que lo aclamaban.
Tocó el turno a “Amante Bandido”, canción que aprovechó para besar en la bosa a su guitarrista y bajista y dar por terminada su presentación que duró las dos horas y diez minutos de show.
Cabe señalar que previo a su espectáculo el español se dio tiempo de comer un plato de comida tradicional poblana, que contenía pipían, mole y chile enogada, compartiendo la fotografía en sus redes sociales, así mismo una hora después del show, agradeció mediante sus redes sociales el cariño y la entrega del público poblano, confesando que había sido un show de “alto voltaje”.