Hay que reconocer algo, y es que el internet, ¡me refiero a las redes sociales! Están a casi nada de volverse el primer medio de información, aclarando que hay información útil, veraz y mal empleada. Pero hablando en las redes sociales nos referimos a que el uso de la información la puede hacer cualquier persona, no se discrimina a nadie pero hay preparación para darle un uso correcto a la información. Le comento esto ya que podemos ver las 24 horas del día los 5 días de la semana mucho movimiento en las redes sociales, cerca del 52% es en cuanto a delitos, casos policiales y material con inconformidad social. El resto con material cómico, personal, musical, social, etc.
Usted como cibernauta debe recordar todo el tiempo estas medidas de protección, el fijarse muy bien que se sube al internet ya que no se podrá borrar; el proporcionar información personal, porque no se sabe quién le puede dar un uso incorrecto; el verificar con quien se interactúa, ya que no se ve quien está del otro lado de la pantalla, etc..
Les comento esto y hago referencia a que vemos, escuchamos y leemos mucho de aquí y de allá, pero no ponemos la atención necesaria para diferenciar si es verdad o falsa, útil o alterada.
Meanwhile (mientras) usted busca la información hay personas que la manejan a su antojo, para mover los pensamientos, emociones y sus acciones a su gusto. Todo esto pasa en las noticias, ejemplo actualmente a los movimientos públicos que están casi casi 3 veces al día como la comida. Claro está por un motivo de enojo, injusticia y de manifestación pública, lo malo es que mientras usted en su derecho de expresión, hay aquellos que agarran de pretexto para hacer lo que no va de acuerdo a la situación. Diga me usted si es justo que mientras la gente se expresa por las calles, otros invadan, rompan y destruyan inmuebles, casas o comercios de familias que se sostienen de eso. Es feo pero así pasa.
Recuerden que nada es verdad nada es mentira, todo depende del cristal con que se mira! y no caer en el arca abierta, que ya saben que hasta el más justo peca.