• María Josefina Rosas, la mujer a la que la presidenta del DIF de Huehuetlán El Grande le arrebató a sus hijos afirmó no haber prostituido a sus pequeños como acuso la funcionaria.
• Afirmó que la titular del DIF municipal le pidió que le regalara a sus tres hijas, pero ella se negó y cree que en revancha le arrebató a sus cuatro hijos.

Odilón Larios Nava. – “Son mentiras” afirmó María Josefina Rosas Ramírez, con relación a las acusaciones que ha hecho en su contra la presidenta del DIF de Huehuetlán El Grande Yolanda Muñoz Cirilo. La titular del DIF en ese municipio le quitó sus cuatro hijos a Josefina – tres niñas y un niño –, después ha afirmado en diversos medios informativos que la mamá los prostituía y maltrataba. Rosas Ramírez dio la cara en una entrevista concedida a algunos medios y afirmó que son mentiras las acusaciones que ha hecho Yolanda.
La mujer de 28 años, quien enviudó hace cuatro años y no tiene familia en Huehuetlán El Grande, aceptó ser muy pobre pero trabajadora y nunca haber maltratado a sus hijos y menos prostituirlos, como ha declarado Muñoz Cirilo a varios medios de comunicación.
Yolanda Muñoz esposa del actual edil Lázaro Luna Corona, ha hecho declaraciones asegurando que los niños sufrían maltrato y que la mamá permitía que abusaran sexualmente de ellos a cambio de una gratificación económica. También ha declarado a medios de comunicación que Rosas Ramírez está prófuga, que huyó con el novio y que actualmente está embarazada de otro hombre.
Vecinos de Huehuetlán El Grande contactaron con este y otros diarios para ofrecer una entrevista con Josefina Rosas y desmentir las acusaciones que la titular del DIF de Huehuetlán ha hecho en su contra.
En primer lugar, confirmaron que Josefina no está huyendo, la madre de los niños asegura no tener miedo a la justicia pues nunca les ha hecho daño a sus pequeños. También indicaron el lugar en donde está viviendo actualmente Josefina, en casa de una mujer que le está dando trabajo y un techo.
En este último punto la mujer a la que le arrebataron a sus hijos asegura que, si no está en su pobre hogar de Huehuetlán, es porque ahí no están sus hijos. Y desmintió que nuevamente esté embarazada, tanto ella como sus benefactores calificaron como “chismes” estas versiones difundidas por la mujer que está a cargo del DIF de Huehuetlán.
Con respecto a la acusación más grave que Yolanda Muñoz ha hecho en contra de María Josefina, es decir que permitía que abusaran sexualmente de sus hijos a cambio de dinero, expresó lo siguiente: “Según dice ella – Yolanda – que yo los prostituía a mis niños, y no es cierto, nunca fue cierto. Yo tenía que trabajar para mantener a mis hijos, llegar y darles de lo que yo podía darles a mis niños, por eso es que se quedaban solos por un rato”.
Este caso fue dado a conocer ampliamente en este medio el pasado 6 de abril. La mamá de los niños confirmó en la entrevista de esta ocasión lo que este diario ya había informado, que Yolanda Muñoz le había ofrecido trabajo, la hizo que renunciara en la casa donde prestaba sus servicios de limpieza en San Francisco Totimehuacán, y una vez que renunció se encontró con que la presidenta del DIF de Huehuetlán se había llevado a los niños. Esto ocurrió dos días después de que Josefina se negara a regalarle a las tres niñas a Muñoz Cirilo.
“Yo vine a trabajar el martes, y el miércoles le vine a decir a mi patrón ‘sabes qué ya no voy a regresar a trabajar, allá la presidenta me va a dar trabajo’. Yo regresé el miércoles – 28 de febrero de 2018 – de trabajar, y a las tres de la tarde llegué a mi casa y mis hijos ya no estaban” dijo Josefina.
Con relación a los supuestos abusos sexuales de los niños Josefina señaló: “Si quieren hacerles pruebas, se las pueden hacer, pero mis hijos nunca fueron violados, nunca los prostituía, al contrario, trabajaba para darles de comer a mis hijos, para darles lo que yo pudiera darles”.
Agregó que no cuenta con recursos para contratar un abogado que la asista, por eso pide a las autoridades estatales que analicen el caso y que la ayuden a recuperar a sus hijos. Refirió que también requiere un trabajo que le permita estar más al pendiente de los niños: “Pero quisiera que me los entregaran, ya es mucho que esté yo viviendo sin ellos. Yo nunca le falté el respeto a la presidenta para que me hiciera esto, al contrario, siempre la traté con respeto, nunca le dije nada a ella.
Pero ella ese día me dijo, el lunes por la tarde, si no los quieres regálame a las niñas y te quedas con el niño nada más. Pero no son animalitos para entregarlos. Me dijo, si no me los entregas de todos modos te los va a quitar el DIF por ser mala madre. Yo nunca les he pegado, nunca los he prostituido a mis hijos, al contrario, siempre he trabajado para mantener a mis niños”.
Josefina aseguró que sólo ha tenido dos desencuentros con la familia de Yolanda Muñoz, uno es el ya referido en relación a que se negó a regalar a sus tres niñas, y el segundo tiene que ver con el padre de la titular del DIF, Ángel Muñoz, de quien dijo en la entrevista la agredió verbalmente, y casi la golpeó, porque creyó que lo estaba grabando con el celular cuando el hombre estaba borracho, pero Josefina solo estaba buscando un número telefónico. Teme que alguna de estas acciones sea la que desencadenó las represalias en su contra.
Actualmente Josefina está trabajando, haciendo labores del hogar con una familia originaria de Huehuetlán El Grande, estas personas además le proporcionan un techo. Los benefactores de esta mujer la reconocen como alguien trabajadora, y aseguraron que se gana la vida haciendo limpieza en diversas casas y que cuando no hay ese tipo de trabajo se va a corte de “pipichas” al campo, con tal de que no les falte comida a sus pequeños.
Estas personas también afirmaron que Josefina no solo es madre soltera y muy pobre, por si fuera poco, no tiene familia y eso la hace un blanco fácil de Yolanda Muñoz. “Josefina está viviendo con nosotros, le damos trabajo, no está huyendo. Ya le inventaron que está embarazada y que huyó con el novio, no está huyendo, aquí está con nosotros” dijeron los vecinos.
Josefina y sus benefactores reconocieron que cuando ella salía a trabajar los niños se quedaban solos, pero al no tener familia no cuenta con nadie que la apoye, “si los dejaba solos es por ir a trabajar para llevarles comida” dijeron los vecinos. “Si Yolanda en verdad quería ayudar hubiera cumplido su palabra de darle trabajo en el pueblo para que Josefina pudiera estar más cerca y más pendiente de los niños” concluyeron.
Josefina, quien se la pasó llorando en toda la entrevista, y sus benefactores, piden a las autoridades que velen por el bienestar material de los niños pero que no lo hagan a cambio de arrebatarles el amor de su madre.