Motivado, contento y orgulloso por su arribo a Lobos BUAP, el arquero José
Antonio Rodríguez Romero, destacó que el conjunto lobezno es parte de la comunidad universitaria ya que comparten diversos valores.
“Es una institución muy bonita, siempre ser parte de una universidad es algo muy bueno, debido a fomentamos el crecimiento y eso es lo que deseamos mostrar en la cancha, que nos superemos ante cualquier adversidad”.
El oriundo de Guadalajara, Jalisco, descubrió desde pequeño su pasión por el fútbol, que comenzó en Chivas para posteriormente defender otras playeras,
“desde niño estuve ahí, después pasé a Veracruz cuando estaba en Primera A, luego fui a León, Xolos y ahorita Lobos BUAP”.
Aseveró que a lo largo de su carrera y en específico su profesión se ha enfrentado a diversas adversidades que ha tenido que superar, “como todo futbolista lo vives, siempre tienes que vivir de las buenas y de las malas, tienes que aprender de ellas, tengo varias, pero lo más importante es que de todas uno tiene que salir adelante; en mi caso así ha sido y sigo creciendo”.
Con 25 años, Rodríguez Romero, mencionó que la vida siempre está llena de metas que se consiguen con tenacidad y trabajo, “tengo varias, la más cercana y próxima es poder tener mucho éxito en esta institución, que tengamos un tremendo torneo; de los demás temas individuales, llegar a selección nacional, disputar algún mundial, pero mi prioridad y mi enfoque está en que tengamos un gran torneo en Lobos BUAP”.
Al hablar de su familia, con un rostro nostálgico y al mismo tiempo de orgullo, detallo que es su fuerza en cada momento, “es mi motor, Dios me bendijo con unos padres increíbles, con una hermana preciosa y Dios ha sido muy bueno en esa área de mi vida, siempre he tenido un apoyo incondicional desde niño, cuando vienen momentos duros, ellos están conmigo apechugando y cuando vienen momentos dulces están festejando”.