ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

Las nubes de tormentas para la economía mexicana que se veían al principio del año, comienzan a acercarse, la negociación del TLCAN, la modificación de la tasa de referencia del banco de la Reserva federal (FED) y el proceso electoral, han comenzado a mostrar su presencia en estos días.
En su reciente reunión de Política Monetaria, celebrada el pasado 17 de mayo, el Banco de México (Banxico) analizó el escenario de la inflación para los próximos meses y dijo: que “Entre los principales riesgos al alza, destaca que la cotización de la moneda nacional continúe presionada en respuesta, tanto al entorno de mayores tasas de interés externas y la fortaleza del dólar, como a la incertidumbre asociada a la renegociación del TLCAN y al proceso electoral del presente año. En caso de que la economía enfrente un escenario que requiera un ajuste del Tipo de Cambio real, el Banco de México estará atento a que éste se dé de manera ordenada y sin efectos de segundo orden sobre el proceso de formación de precios. Por otro lado, persiste el riesgo de enfrentar choques en los precios de los bienes agropecuarios y presiones al alza en los precios de algunos energéticos. Adicionalmente, considerando las condiciones cíclicas de la economía, la evolución de los costos unitarios de la mano de obra podría presionar a la inflación…el balance de riesgos para la inflación respecto a la trayectoria esperada mantiene un sesgo al alza asociado a los riesgos descritos, en un entorno con un alto grado de incertidumbre”.
Lo que se observa es que el precio del dólar sigue presionando al alza bajo argumentos de un euro débil y la incertidumbre sobre la firma o no del TLCAN, y el mensaje de Banxico es claro: si el Tipo de Cambio sigue subiendo, derivado de la incertidumbre porque no hay TLCAN 2.0, y el resultado electoral no genera certidumbre, entonces Banxico subirá su tasa de referencia tanto como sea necesario.
Hay que tomar en cuenta que aunque efectivamente el TLCAN original y México siguen siendo parte de la Organización Mundial de Comercio, debemos de considerar que también es cierto que las reglas del juego muy probablemente cambiarán en el 2019 al continuar las negociaciones del tratado y ello genera incertidumbre entre los inversionistas, y el tipo de cambio se verá afectado.
Sin duda el no firmarse el TLCAN dentro en el corto tiempo deseado por los negociadores mexicanos, la variable monetaria se ha visto afectada, y probablemente seguirá mostrando volatilidad. Por otro lado la posible alza de la Fed para el 13 del próximo mes, también forzara que Banxico haga lo mismo, haciendo más caro el uso del dinero proveniente del crédito.
Por lo que al no contar con la firma del TLCAN, se especula que el peso puede llegar a un piso en 19.70, que en caso de romperla buscará un piso entre 19.00 – 19.30, para de ahí subir conforme nos acerquemos a las elecciones.
Hay que tomar en consideración lo acontecido en el exterior al respecto del tipo de cambio, y encontramos que los mercados castigaron fuertemente al euro la semana pasada por la elección de partidos populistas en Italia, por lo que ninguna moneda puede decirse “a salvo” de los ataques especulativos en periodos electorales. En Francia, cuando Emanuel Macron le ganó a Marie Le Pen, y eso que Macron llevaba la delantera en las encuestas.
Por otra parte, Joel Martínez, como es su costumbre, nos da a conocer una adecuada opinión acerca de que en las próximas semanas puede subir el precio del dólar debido que existe un patrón que tiene registrado en relación al comportamiento del tipo de cambio y el efecto del proceso electoral, no obstante según este patrón después de entre tres y dos meses de la elección el peso se recuperó alrededor del 8.8 en las elecciones del 2000, 6.7 en la del 2007 y 11.8 en la del 2012.
Una de las preocupaciones, principalmente para la generación que vivió en la década de los ochenta y noventa, es que al término del sexenio siempre había una devolución del tipo de cambio, no obstante que en los últimos sexenios eso ya no aconteció, la preocupación para este ocasión existe de manera importante, por lo que hay que considerar la opinión de Joel Martínez, de lo que puede acontecer al respecto, Hoy existe la agravante de que pueda ganar la presidencia una persona que es non grata para una buena parte de los mercados financieros locales, lo que podría inhibir el regreso del precio del dólar después de las elecciones. Además de que Una salida masiva de extranjeras, es decir, un sell off de bonos. Esto pasaría en caso de que el nuevo gobierno no presente un gabinete pro mercado o que no cumpla con los equilibrios de las Finanzas Publicas en la Ley de Ingresos y el presupuesto de Egresos para el 2019.
Por todo esto es importante darle seguimiento a esas nubes que están modificando las variables financieras que afectan nuestro patrimonio.
Por otro lado y en relación a otros instrumentos financieros como los commodities, el petróleo sigue operando alrededor de 70 dólares el WTI, mientras que el oro cae por debajo de 1,300 dólares la onza al subir las expectativas de incremento de tasa por parte de la FED.

Muchas gracias