ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

El comportamiento de la economía mundial muestra disminución en su ritmo, según lo indican las cifras adelantadas de manufactura a nivel mundial. Según una muestra de 24 países que se lleva a cabo a través de la encuesta industrial del PMI entre grandes empresas trasnacionales, indican que 14 de esas 24 economías mostraron retrocesos en sus lecturas y dos se ubicaron en zona de retroceso: Turquía y Corea del Sur, siendo Turquía la más afectada.
Por su parte las economías más desarrolladas de Europa, como son Alemania, Holanda y Francia, han aprovechado para impulsar su crecimiento, apoyadas en bajas tasas de interés, lo que ayuda a España, Italia y Polonia, e incluso a Reino Unido, que atraviesa por la incertidumbre del Brexit, la caída en el precio de los inmuebles en Londres ante el éxodo masivo de empresas del sector financiero, y las nuevas reglas. A nivel global, Estados Unidos consolida su paso nuevamente y con ello apoya a Canadá, mientras que Asia se relega; China mantiene su proceso de transformación de fábrica del mundo, a mayor mercado de consumo del mundo, lo que afecta directa- mente a América del Sur, que poco a poco sale de la crisis de las materias primas del 2014, apoyada en mayores precios del petróleo. México crece a una tasa baja debido a la incertidumbre que ha generado la renegociación del TLCAN, a pesar del crecimiento económico de EU en los últimos meses.
Al respecto, hay que considerar las repercusiones que tiene el tipo de cambio en este sentido como pudimos observar en el alza del dólar en el mercado internacional de divisas se vio también reflejado en el incremento de la tasa del bono del Tesoro a 10 años, que alcanzó niveles del 3% anual hace unos días. Ambos fenómenos son parte de lo mismo, la percepción de que la inflación en la economía americana está por incrementarse, lo que implicaría diversos y graves trastornos en la economía y los mercados globales, principalmente por el incremento en la tasa de referencia de la Reserva Federal estadounidense con lo que el costo del dinero se ira a la alza.
Ernesto O’Farrill de Bursamétrica nos menciona que hay que tener cuidado con tres cosas; La primera es que el ciclo de bonanza en los Estados Unidos dura en promedio 8 años. El actual ciclo arrancó en el segundo semestre del 2009. Por lo que estamos a punto de cumplir 9 años. ¿Qué tanto más puede seguir creciendo la economía más grande del mundo? Y ¿Por qué? La reducción de impuestos es el principal factor que permite que el ciclo de bonanza se prolongue.
En segundo lugar, tenemos que advertir que aún y cuando la Reserva Federal ha dejado de crear dólares desde el 2014 y ha estado subiendo gradualmente su objetivo de la tasa de fondos federales, la brutal inyección de liquidez que concretó la FED en la poscrisis no ha sido retirada aún; las recompras de Bonos del Tesoro que sustituyan a su vencimiento las posiciones que mantiene el Banco Central, están programadas para reducir el balance a un ritmo de apenas 10 mil millones de dólares al mes. Si a esta circunstancia de una política monetaria sumamente agresiva, le sumas una política fiscal muy agresiva, el riesgo de un sobrecalentamiento y de mayor inflación (de demanda) es muy elevado.
En tercer lugar, aun y cuando la tasa de desempleo se encuentra en mínimos históricos, la capacidad utilizada en la industria norteamericana está muy por debajo (76%) del nivel que se podría considerar de pleno empleo. (Arriba del 85%).
Al conocer los datos de la primera estimación del PIB al primer trimestre del 2018, se tiene una doble impresión: a primera instancia, el crecimiento del 2.3% reportado, si bien se ubicó ligeramente por arriba del consenso esperado, está muy por debajo del 2.9% del cuarto trimestre del 2017.
Es importante conocer las opiniones y análisis de expertos que nos proporcionan una visión más amplia de cómo debemos cuidar los efectos que están produciendo aquellos aspectos que hemos calificado como los principales riesgos para la economía mexicana y que nos pueden causar peligros o bien oportunidades para nuestras finanzas personales.
Para Ernesto O¨Farril, existe la probabilidad de que la economía estadounidense presente una recesión en el 2020, lo que habrá que seguir muy de cerca por las afectaciones que pueda ocasionar a la economía nacional, por lo pronto lo que se puede ver es que la economía norteamericana continúa en una sólida fase de expansión que puede ser la más larga de la historia, aun cuando está presentando ciertas presiones salariales, que al mismo tiempo está sufriendo cierta debilidad en el consumo, por lo que no se ve todavía la aparición de una inflación de demanda. La fortaleza del gasto de inversión permite esperar que la actividad económica fuerte se mantendrá por lo menos hasta el año entrante.
Hay que considerar que todos estos aspectos son parte importante de lo que todo gobernante debe tener presente, porque no basta con buenas intenciones, que sin duda son necesarias, pero no suficientes para llevar a nuestro país por un rumbo de crecimiento positivo en un mundo incierto y complejo.

Gracias