ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

Hace una semana tuvimos la oportunidad de ver el primer debate entre los candidatos a la Presidencia, y sin duda fue un buen ejercicio sin llegar a llenar las expectativas de muchos de los ciudadanos aun indecisos, no obstante del ejercicio de análisis posterior al debate que se ha presentado en diferentes medios y formatos, y que nos permite tener mayor información para configurar nuestra decisión, el juego de las emociones sigue presente, enojo, miedo, por lo que es importante recordar que esta decisión debe de estar basada en un análisis que deje de lado la emoción y sea la razón quien decida.
La inquietud es ¿qué futuro nos deparara el elegir uno u otro de esos candidatos?, ¿qué nos ofrece?, y si lo que nos ofrece es creíble y realizable, debido a que quien salga electo deberá enfrentar grandes retos, en un mundo en cambio profundo, por lo que la decisión que debemos tomar en esta elección debe ser meditada y razonada y sin emoción que nos conduzca al error, del cual podemos arrepentirnos más pronto de lo que pensamos.
Esta decisión nos obliga a asomarnos a un futuro previsible por lo que es conveniente contar con opiniones y recomendaciones de expertos al respecto, que nos sirvan como herramientas y así orientarnos y tomar una decisión razonada.
Al respecto de asomarnos al futuro, Peter Drucker, afamado gurú de la administración, decía, que “tratar de predecir el futuro es tan difícil como tratar de manejar en un camino rural de noche, sin luces y viendo por la ventanilla trasera”. Mario Benedetti, de forma más poética, decía: “se retrocede con seguridad, pero se avanza a tientas”, o George Friedman, que dice, “No tengo una bola de cristal. Sin embargo, dispongo de un método que, por imperfecto que pueda parecer, me ha resultado muy útil a la hora de entender el pasado y anticipar el futuro”.
En el caso de este espacio en donde enfocamos nuestro análisis a las finanzas y la economía, tratamos de ver o incluso adivinar el resultado de las propuestas de algunos candidatos, debido a que muchas de ellas parecen olvidarse de la realidad que nos está mostrando el mundo actual, situación que aumenta la incertidumbre en la que debemos tomar nuestra decisión, además de que nuestras predicciones económicas al respecto resultan casi un acto de adivinación.
No debemos olvidar que como humanos, somos en muchas ocasiones presas de nuestras emociones, y como lo he mencionado ya con anterioridad en este mismo espacio, las emociones dan rostro a las condiciones económicas y financieras no solo de los países sino a lo que sucede en nuestra empresa o nuestra vida familiar, por lo que es importante ver la opinión de lo que opinan al respecto algunos expertos.
Niall Ferguson, en su libro El Triunfo del Dinero, nos dice, “El triunfo del dinero no ha seguido, ni puede seguir un camino fácil. Lejos de ello, la historia financiera es una especie de montaña rusa llena de altibajos, de burbujas, y pinchazos, de manías y pánicos, de choques y conmociones”.
Según Ferguson las razones para que esto sea así, son tres: la primera, “es que una gran parte del futuro—o mejor dicho, de los futuros, dado que nunca hay un futuro singular—reside en el reino de la incertidumbre, y no en el riesgo calculable”. La segunda razón de la inestabilidad inherente al sistema financiero; es el comportamiento humano. Al respecto Daniel Kahneman y Amos Tversky mencionan diez trampas cognitivas al respecto, debido a las formas sesgadas de pensar o aprender y en donde las emociones se identifican en las decisiones erróneas que solemos tomar. La tercera razón de la errática trayectoria de la historia financiera, es la evolución financiera, que es una constante.
Por todo lo mencionado hasta acá, veamos algunas herramientas que nos pueden orientar en nuestras decisiones, para lo cual básicamente se tienen que identificar los factores determinantes y sus efectos sobre las principales variables económicas, como son;
1-Las tendencias. Hay muchas variables relevantes que presentan tendencias como reflejo de la realidad y que se pueden identificar con técnicas estadísticas. Estas tendencias constituyen la base de los pronósticos.
2-Las sorpresas o choques inesperados. Todo aquello que es imprevisible, como el clima y su efecto sobre las cosechas, los factores geo-políticos, como la actual guerra entre las potencias mundiales y el estado islámico, o cómo puede resultar la quiebra de alguna gran empresa financiera internacional. 3-Las decisiones humanas. El impacto que tendrán las decisiones que tomen, o dejen de tomar, personas muy importantes al frente de instituciones relevantes: las decisiones de política monetaria de la Reserva Federal de EUA, de los bancos centrales de Europa y Japón, de autoridades financieras de otros países y de organismos internacionales tendrán un gran impacto sobre el desempeño de los mercados financieros y la economía mundial. En México, decisiones como la política de precios y tarifas públicas afectarán la marcha de la inflación y la sostenibilidad de las finanzas públicas, el TLCAN e indudablemente el proceso electoral.
Sin duda la tarea sigue y seguirá, no solo porque el proceso electoral seguirá creando elementos de volatilidad en los mercados mientras no concluya, sino porque la inestabilidad de los mercados y las emociones van siempre de la mano creando y destruyendo riqueza.

Gracias