ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

Hablar de Finanzas es hablar de dinero, y aun cuando el dinero es un bien que todos buscamos, la mayoría de las veces nos cuesta mucho trabajo alcanzarlo, sin embargo cuando lo logramos en muchas ocasiones lo dejamos ir muy rápido por no estar preparado para conservarlo y acrecentarlo, por lo que una tarea importante es aprender y conocer las causas que nos lo están impidiendo, sobre todo en momentos como los que vivimos actualmente.
Para esto es muy importante siempre estar atentos a lo que acontece en el entorno económico-financiero, tanto global como nacional, sobre todo si tomamos en cuenta que uno de los grandes retos que el mundo enfrenta en este momento es la desigualdad, y que para no caer en el lado equivocado debemos tener claro que el punto de partida para alcanzar el bienestar que deseamos empieza en nosotros, en nuestra forma de ver y decidir, y en el conjunto de acciones que debemos llevar a cabo para lograr lo que queremos.
La naturaleza del dinero ha través de la historia ha tenido cambios importantes en su naturaleza y sin duda esa transformación no se detendrá, y seguirá ocasionando que algunas personas pierdan lo que tienen y otras ganen lo que han buscado ganar, sobre todo porque se han preparado para eso, por lo que es una tarea importante que no debemos olvidar, y que para no perder la oportunidad de avanzar y ganar, es conveniente analizar cómo esta nuestro punto de partida en estos momentos, lo que nos lleva primero que nada a ver cómo nos encontramos con nuestra relación personal con el dinero.
¿Qué tan importante es para nosotros analizar nuestra relación con el dinero?
Basta con empezar recordando que a través de la historia de las finanzas, los factores que se identifican con mayor presencia en todas las crisis documentadas por más de ochocientos años, son las emociones humanas, sobre todo se distinguen el miedo y la avaricia, por lo que es importante analizar como mi control emocional ha influido en el momento financiero que hoy me encuentro, y sobre todo hacia donde deseo ir.
Recuerda que una mente limpia y emocionalmente estable es la que te ayuda a buscar las mejores soluciones, por lo que es conveniente aplicar tu inteligencia emocional, que te ayuda a reconocer, entender y manejar nuestras propias emociones y a reconocer, entender e influir en las emociones de los demás. En términos prácticos, esto significa ser consciente de las emociones que se hallan tras nuestro comportamiento, así como en impacto que ejercen en las demás personas (positiva y negativamente), además de aprender cómo manejar esas emociones, tanto nuestras como los otros, especialmente cuando estamos bajo presión. La capacidad de expresar y controlar nuestras emociones es esencial, pero también lo es nuestra capacidad para comprender, interpretar y responder a las emociones de los demás. Imaginemos un mundo en el que no se pudiera entender cuando un amigo se siente triste o cuando un compañero de trabajo está enojado. Los psicólogos se refieren a esta capacidad como la Inteligencia Emocional, y algunos expertos sugieren incluso que puede ser más importante que el coeficiente intelectual, recuerda que sólo con esto tu vida cambiará, tu concepto cambiará y en resumen tus problemas cambiarán, porque así tú lo has decidido.
No debes olvidar que la prosperidad que logres es solo el efecto, que las verdaderas causas son las creencias sobre el dinero que tienes y que para que estas sean verdaderos hilos conductores para alcanzar el éxito, solo las puedes obtener con una adecuada educación financiera y la inteligencia emocional que la acompaña.
Uno de los especialistas y conocedores al respecto, Robert Kiyosagui nos menciona que la educación financiera es una materia inmensa y que para su estudio “se puede dividir en dos partes: alfabetismo financiero e IQ financiero”.
Recordemos que en nuestro país se ha tenido poco avance en la educación financiera, y aun cuando Josefina Vázquez Mota cuando fue Secretaria de Educación trato de que se implementara como parte de la educación formal, no lo logro, por lo que hasta hoy poco avance al respecto, lo que lleva a que mucha gente se encuentre inconforme con lo que tiene y lo que gana, además que muchas veces son víctimas de gente sin escrúpulos que abusa de la ignorancia y esa falta de control emocional.
Sin duda sabemos que los recursos monetarios o dinero, por si mismos no nos proporcionan la felicidad, pero nos proporcionan una base para estar tranquilos con unas finanzas personales saludables que nos ayuden a alcanzar nuestros anhelos, tranquilidad y felicidad, así que manos a la obra.

Gracias