ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

En la columna anterior comente con ustedes que la criptomoneda más famosa hasta ahora, el Bitcoin había superado los 16 mil dólares por primera vez en su historia, y que había registrado una demanda frenética que hizo tambalear a una de las más grandes plataformas de negociación justo días antes de que los primeros futuros sobre este activo iniciaran su operación, bien pues la semana pasada la información que se tuvo denota la gran controversia que existe acerca de esta modalidad en la nueva forma de la representación del dinero.
Por un lado como se había anunciado la nueva generación de contratos de futuros, mismos de los que BLOOMBERG mencionó que fueron lanzados por el CBOE Global Markets por la noche del domingo 10 de diciembre, rápidamente y que se volvieron un microcosmos de 24 horas en el rally que ha tenido el bitcoin este año, marcado por fallas técnicas y crecientes valuaciones.
En la misma nota BLOOMBERG menciona que si bien en su primer día dejó a los creyentes en la criptomoneda festejando, por otro lado mientras que los profesionales del mundo financiero se quedaron mirando desde la barrera. La controversia exalta que por un lado, si bien los derivados fueron un éxito bajo algunas métricas clave (que no explotaron), su aumento de hasta 24 por ciento en el precio de la primera sesión también reforzó los viejos temores sobre la especulación.
Lo que se pudo observar es que los contratos ofrecen a los inversionistas una manera más fácil de vender en corto (apostar a una caída) a la criptomoneda, pero en lugar de que eso sucediera, los compradores apostaron a que el precio del bitcoin estará al menos 13 por ciento por arriba del activo subyacente.
Michael Kazley, cofundador de Crescent Crypto Asset Management, dijo que “La prima (en los futuros) es un indicador alcista”. “Puede ser explicada por la demanda de inversionistas que de otra forma no pueden o no quieren tener la criptomoneda.
Mientras otros especialistas vieron a la brecha entre los futuros y la cotización spot como una señal de que no será posible ligar a la moneda virtual con la industria financiera tradicional. Cuando los contratos expiren, los compradores recibirán efectivo, no bitcoins, lo que debilitará los vínculos con el activo subyacente. La preocupación es que los derivados actuarán demasiado independientes.
En opinión de Aaron Brown, el ex director administrativo de AQR Capital Management, quien invierte en la criptomoneda y es columnista de Bloomberg Probrephets, “La apertura del mercado de futuros fue un pequeño desastre en diferentes aspectos”, porque, “Se suponía que los futuros imitarían el precio del físico”.
Por su parte, un grupo de la industria financiera de bancos, brokers y operadores señaló la semana pasada que estaban preocupados de que la volatilidad pudiera llevar a los inversionistas a un default si los precios de los contratos mostraban variaciones demasiado grandes.
En lo que respecta a las mesas de negociación de Wall Street anhelaron una mayor volatilidad en muchas clases de activos este año, con las que podrían haber ganado más dinero, pero bitcoin puede ser demasiado volátil. Durante la sesión, los futuros se acercaron a los 19 mil dólares.
Como se puede observar, el debut exitoso del bitcoin en Wall Street no pudo acabar con el escepticismo de la industria financiera, sobre todo si tomamos en cuenta que el 12 de noviembre, alguien movió casi 25 mil bitcoins por un valor de 159 millones de dólares para un intercambio en línea. La noticia pronto se propagó en foros en línea, con los comerciantes de la criptomoneda discutiendo sobre si eso significaba que el propietario estaba a punto de vender.
Los dueños de grandes cantidades de bitcoin se conocen como ‘ballenas’ y se están convirtiendo en una preocupación para los inversores. Pueden hacer que la criptodivisa se mueva vendiendo incluso una parte de sus valores en cartera. Esas ventas son más probables ahora que la criptomoneda se ha multiplicado casi por doce veces desde el comienzo del año. Alrededor de 40 por ciento de los bitcoins está en manos de al menos mil usuarios y cada uno, si quiere, puede vender aproximadamente la mitad de sus posesiones en criptomonedas, explicó Aaron Brown, jefe de investigación de mercados financieros en AQR Capital Management.
Las ‘ballenas’ pueden coordinar sus movimientos u obtener una vista previa. Muchos grandes propietarios negocian con las criptodivisas desde hace años y pueden hundir o apuntalar el mercado.
“Creo que hay unos pocos cientos de muchachos (que poseen bitcoins). Todos ellos probablemente puedan llamarse entre sí, y es muy probablemente lo hagan”, dijo Kyle Samani, socio gerente de Multicoin Capital.
Debemos de considerar que la moneda digital comenzó a operar por primera vez en una de las principales bolsas de valores de EU, el Chicago Board Options Exchange (CBOE), uno de los mayores mercados de opciones y futuros. Menos de 120 contratos de enero se negociaron en los primeros siete minutos, con un precio que llegó a 16 mil 660 dólares antes de caer por debajo de los 16 mil, aunque sólo es una referencia.
En nuestro país de las autoridades advierten que el Bitcoin en México no es una moneda de curso legal, por lo que se puede perder el total de la inversión, debido a que las criptomonedas como el bitcoin son sólo mecanismos de almacenamiento e intercambio de información electrónica, que no tiene el respaldo de las autoridades ya que no es una moneda de curso legal.
Sin duda la tecnología seguirá ofreciendo alternativas de inversión, que como en todo lo que hacemos en nuestras decisiones para proteger o acrecentar nuestro patrimonio, el análisis que hagamos debe contener la mayor información posible sin dejar de lado su veracidad y confiabilidad y con nuestro análisis emocional en orden.
Que estas fiestas de fin de año sean lo mejor para ustedes y que el próximo año sea de salud y prosperidad.

Gracias