ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

Dentro de los acontecimientos que hay que seguir con mucha atención son aquellos que están influyendo en la dirección en la geopolítica, la economía y el comercio internacional, porque el rumbo que estos tomen, sin duda seguirá afectando todos los aspectos de nuestra vida.
Uno de estos aspectos sobresalientes en el comercio internacional y sobre todo en lo que tiene que ver con nuestro país es le TLCAN, que cambio el rostro de nuestro país a raíz de su implementación en 1994, y que hoy después de más de veinte años está a discusión su supervivencia, para lo cual este fin de semana se llevó a cabo una ronda más de su negociación, la última del año ya que las siguientes se llevarán a cabo en el primer trimestre del 2018.
La negociación no ha sido fácil, sobre todo por las ideas del presidente de Estados Unidos Donald Trump y sus seguidores, no obstante México está negociando correctamente, por lo que ahora debe buscarle una propuesta que le ha Trump una salida airosa que justifique la firma de un tratado trilateral, de lo que ha manifestado en constantes ocasiones no estar de acuerdo, con afirmaciones como; que lo mejor sería que se cancelara, o bien las afirmaciones de Wilbur Ross, secretario de Comercio estadounidense que afirma que en las negociaciones siempre hay quien gana y quien pierde, pero que en las negociaciones del TLCAN México y Canadá serán los grandes perdedores.
Todos estos conceptos son propios de negociadores que se sienten seguros y poderosos y creen o cuando menos tratan de hacer creer a los ignorantes y fanáticos seguidores de Trump que eso será así, no obstante que estoy de acuerdo que en toda negociación resultan ganadores y perdedores, ninguna buena negociación puede llevarse en ese tono, ya que siempre existe la posibilidad de ganar-ganar, sin duda obteniendo resultados positivos en algunos aspectos y cediendo en otros, pero siempre buscando la conveniencia final de equilibrio en la negociación. Por lo pronto, tanto México como Canadá están ganando tiempo y dejando, como se debe, los temas álgidos para las últimas rondas, donde todo lo ganado podría ser suficiente y permitir que sigan adelante ciertas condiciones, cuando menos por este tema los mercados financieros y en especial el de divisas, sobre todo en la cotización del peso con el dólar, que podría tener un descanso.
Por lo que a partir de este 21 de noviembre y hasta a mediados o finales de enero que se lleve a cabo la siguiente ronda, podría haber tiempo más que suficiente para que el peso se recupere, tomar ganancias cambiarias importantes y volver a comprar dólares cuando se reinicien las negociaciones.
Pero hay que tomar en cuenta que la negociación del TLCAN no es el único factor de influencia en el valor del peso frente al dólar, por lo que hay que considerar otros factores que influyen al respecto, otro de ellos es la modificación de la tasa de referencia del banco central estadounidense (FED) y que el próximo 13 de diciembre tendrá su última reunión de mercado abierto, y es casi un hecho que subirá su tasa de referencia de 1.00-1.25% a 1.25-1.50%, en lo que será la última reunión con Janet Yellen al frente de la FED, para después ser sustituida por Jerome “Jay” Powell a partir de febrero del 2018.
Al incrementar su tasa de referencia la FED, llevara a que el dólar se fortalezca frente al resto de las monedas del mundo, incluido el peso mexicano, por lo que sin importar quién quede al frente de Banxico, muy probablemente también subirá su tasa de referencia en su última Reunión de Política Monetaria del 2018, a celebrarse el 14 de diciembre, un día después de la FED.
Con este escenario lo que podemos esperar de la cotización del peso con el dólar, sobre todo tomando en cuenta que la semana pasada el Tipo de Cambio buscó superar los 19.30 pesos y que inmediatamente Banxico anunció la venta de coberturas cambiarias para tratar de frenar al dólar, lo que consiguió y que fue apoyado por las declaraciones del secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, en el sentido de que México estaba viendo cómo ajustar la cláusula estadounidense que pide que cada cinco años, por default, concluya el TLCAN, y que tanto México como Canadá propondrán que sólo se revise.
A lo que los mercados respondieron positivamente y el Tipo de Cambio regresó a 18.92 el viernes pasado, además de que hay que considerar que es muy difícil que tanto la Secretaria de Hacienda y Banxico acepten que el dólar se encarezca mucho, no obstante queda claro que las autoridades monetarias están conscientes de que no se puede defender a cualquier precio la cotización del peso.
Sin duda mientras el TLC se siga renegociando; la FED siga modificando su tasa de referencia, además de que la mayor reforma al código tributario desde la década de 1980 y que significa un importante recorte de ISR en Estados Unidos esté dentro de la expectativa de aprobación y sin dejar de lado las elecciones del próximo año en nuestro país, el Tipo de Cambio seguirá volátil, pero cuando menos en los próximos dos meses podría haber movimientos interesantes al respecto.

Gracias