ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

En este espacio hemos centrado nuestro análisis en el cambio y sus efectos, tratando de buscar las mejores condiciones que nos ayuden a enfrentar los riesgos no solo del presente sino del futuro próximo que puedan afectar nuestro patrimonio, y también identificar las oportunidades que lo hagan crecer, por lo que es importante contar con información suficiente y precisa que nos ayude en nuestro análisis.
En este sentido hay que estar atentos a identificar los efectos que se pueden producir y que afecten el entorno financiero y económico en donde desarrollamos nuestro diario vivir, sobre todo, tomando como base la información con la contamos y que nos ayude a la toma de decisiones.
Sin duda el cambio actual nos está dificultando ver con claridad el camino a seguir, sobre todo en algunas de las áreas financieras y económicas que se vuelven más sensibles con la incertidumbre y la volatilidad que prevalecen en los distintos mercados, siendo una de ellas la que últimamente nos ha creado no solo confusión sino afectación real a nuestras finanzas y economía, el tipo de cambio o precio del dólar.
Hay varios aspectos que debemos tomar en cuenta para ver hasta dónde puede seguir la volatilidad en el mercado de divisas y sobre todo la afectación que pueda tener nuestra moneda, por lo que para mi opinión financiera de hoy considero importante analizar y evaluar algunos acontecimientos que ya se dieron y otros que están por venir, como es el caso del el Brexit, el triunfo de Trump, la posibilidad de Marine Le Pen en Francia o de Andrés Manuel López Obrador en México.
Al respecto, inicio con la opinión reciente de Carlos Elizondo Mayer—Serra que menciona en su columna y que titula La Nostalgia del Pasado, y en donde nos dice que tanto el Brexit, como Trump, Marine Le Pen y López Obrador, están regidos por un mismo principio, que se basa en la premisa de que todo tiempo pasado fue mejor, que contiene la promesa de regresar a un mundo a una época que ya se fue, todos ellos son proyectos basados en ideologías nacionalistas, sean revolucionarias o conservadoras, que involucran principalmente a gente de mayor edad, que han votado en forma más activa políticamente que los jóvenes y que su voto representa el regreso al pasado.
Carlos Elizondo menciona además estas ideologías son una fuerza poderosa en un mundo globalizado donde muchos se han quedado excluidos, debido a que las oportunidades parecen estar en manos de las grandes empresas extranjeras o de quienes inmigran al país, y el margen de maniobra del gobierno es más estrecho por todos los tratados firmados con el exterior, por lo que hay aún profundas cicatrices sociales por la crisis financiera del 2008 y el cambio tecnológico que está rehaciendo sectores completos de la economía.
La otra opinión en la que basaremos nuestro análisis de hoy, es la de Juan Pablo García Moreno y que recientemente publicó en la revista nexos con el título de “Bannon: el estratega del apocalipsis”, y que considero muy interesante, sobre todo porque en su análisis nos hace ver realmente quien es el poder tras el trono, y que muchos ya lo han confirmado.
La descripción que hace García Moreno de Bannon y su biografía nos muestra la realidad de tras de Trump y por qué lo denomina el estratega del apocalipsis, para lo cual hare mención de algunas ideas sobresalientes que nos den una idea de lo que se puede avecinar en el rumbo del mundo.
Iniciare con algunas ideas contenidas en el discurso de Trump, el día de su toma de protesta; “Por demasiado tiempo un pequeño grupo en el Capitolio de nuestra nación ha cosechado las recompensas del gobierno mientras el pueblo ha cargado con el costo. Washington ha florecido pero el pueblo no ha participado de su riqueza. Otra idea que Trump menciona en su discurso es que, “todo esto cambiara, empezando aquí y ahora”.
Antes de seguir no hay que olvidar que este discurso de Trump, fue escrito por Bannon, y ahora, la pregunta ¿Realmente sucederá este cambio mencionado por Trump?
Para responderla, primero que nada, si analizamos a Trump, posiblemente podemos dudar de ello, pero atención no es Trump, sino Bannon, veamos porque es más creíble que Bannon si lo intente.
Centrándonos en la realidad, es Bannon no Trump, y eso destaca cuando vemos la vida de Bannon, primero hay que tomar en cuenta que no es un improvisado, es inteligente y preparado, además su postura podemos decir, que es de un justiciero que reclama lo justo y lo real de lo que afecto a miles de estadounidenses olvidados, y que a quien ataca, es al establishment que los daño y olvido y de lo que ciertamente tiene argumentos sólidos para ello.
Para tener más clara las ideas y personalidad de Bannon, veamos algunas de sus opiniones vertida a través de diferentes espacios y diferentes épocas; en una entrevista de hace algunos años declaro “Soy un Leninista”, “Lenin quería destruir el Estado, y ese también es mi objetivo. Quiero derrumbar por completo y destruir el establishment actual”.
En una entrevista más reciente declaro, “No soy un nacionalista blanco, soy un nacionalista. Un nacionalista económico. Los globalistas destriparon a la clase media trabajadora de Estados Unidos y crearon una clase media en Asia. Los estadounidenses no quieren que eso vuelva a suceder. Si entregamos lo que prometimos, nos quedaremos con 60% del voto blanco, 40% del voto hispano y negro. Y gobernaremos por 50 años.
También dijo que “La oscuridad es buena. Dick Cheney, Darth Vader, Satanás. Eso es el poder.
Bien, como podemos ver, lo que hoy vivimos y lo que está por venir, sin duda es complejo, y no solo veremos volatilidad sino cambio, y aun cuando no obstante que este tipo de situaciones no son nuevas en la humanidad, sino por el contrario podemos encontrar similitudes en la historia, hoy nos toca vivirlas por lo que es prudente tratar de entender de donde y como vienen, para ver sus posibilidades de avance, y como bien dice Carlos Elizondo, “El pasado no es como lo pintan, amén de que es imposible regresar a él”, pero de lo que hay que estar seguros es que nada será igual, pero no hay que perder la esperanza de que sea mejor, en mucho depende de cada uno de nosotros.

Gracias.