ARMANDO VALERDI avalerdir@hotmail.com

Las expectativas y encuestas llegan a su fin, y se enfrentan a la realidad, cuando menos por el momento y en lo que se refiere a la elección presidencial estadounidense, no obstante e independientemente de los resultados, lo que estos van a mostrar a las encuestadoras es que tan cerca o lejos estuvieron sus vaticinios, y si han sido capaces de captar con mayor claridad las verdaderas percepciones de las distintas generaciones que hoy están conformando el mundo y en este caso los que conforman el padrón de votantes en Estados Unidos.

Además es importante para todos nosotros, ver con este proceso, que tan cerca estamos de lo que ha mostrado y enseñado acerca del cambio que vivimos, y el cual no tiene reversión.

Sin duda la realidad de la época actual ya se dejó entrever con mayor claridad en lo que para muchos parece habernos sorprendido y que se puede calificar como el “efecto Trump”.

¿Porque resalto lo hecho por Trump y no por Clinton (Hillary) como un posible efecto?

Porque Clinton representa más de lo mismo, y eso ya no es parte del mundo actual, aun cuando gane la elección, ella representa lo que muchos ciudadanos no solo estadounidenses ya no quieren ver en sus gobiernos y su conducción.

Lo que representa el efecto Trump es el enojo acumulado de muchas décadas y que se ha hecho patente por acumulación de efectos, y en donde al llegar a la implosión definitiva de lo que represento el capitalismo financiero en un modelo creado en la década de los setentas, comienza a mostrar un nuevo rostro en la creciente inconformidad social.

Sin duda las propuestas de Trump parecen ilógicas, descabelladas y sinsentido, pero que para los pobladores de regiones en donde el cambio ha pegado más como las dedicadas al carbón, petróleo o del sector manufacturero e industrial de EU, tal vez no les resulte la panacea, pero sí una esperanza de que el cambio no llegue y puedan conservar o recuperar sus empleos bien pagados, dentro de este segmento se encuentran el 40% de la población identificada con Trump.

Quizás en este momento coincido con muchos, en que Trump no es la respuesta, pero lo importante es darse cuenta de lo que el efecto Trump representa, y eso son síntomas que se necesitan entender para conducir al capitalismo a un nuevo sendero de crecimiento con equidad y menor desigualdad.

Por lo pronto en nuestro país parece que estamos más preocupados por el resultado de la elección que por lo que debemos de hacer por trazar nuestro futuro, y esto sin duda se debe a que el destino de nuestro país se encuentra atado al de EU y no podrá hacer mucho más si gana Trump, debido a que no se cuenta con un sector industrial propio que genere innovaciones constantes y comercialice alrededor del mundo, como sí sucede con Europa o Asia.

Por otro lado en relación a las energías alternativas, tanto Europa como Asia podrán seguir en la carrera por las energías alternativas, mientras que nuestro país ni siquiera ha entrado con innovaciones propias para poder avanzar en inteligencia artificial, por lo que si Estados Unidos se encierra debido a la propuesta de Trump, México de vería más afectado.

Como podemos ver algunas de las causas por lo que en este momento y a escasos días de que se celebre la elección en Estados Unidos nos preocupa la dependencia que tenemos de que su economía

camine de acuerdo a nuestras necesidades, por lo pronto y en las condiciones en las que hoy nos encontramos las cifras económicas nacionales son muestra clara de que el destino de nuestro país está atado y depende de lo que suceda allá.

No debemos olvidar que además ya nos encontramos en un proceso acelerado de automatización de los empleos repetitivos que un robot puede llevar a cabo mejor que un ser humano, al mismo tiempo que en poblaciones que siguen creciendo, pareciera que los seres humanos no seremos capaces de crear nuevos empleos para quienes serán sustituidos por robots.

Sin duda, como podemos ver el resultado de la elección tendrá sus matices, pero el proceso de cambio ya no es reversible, así que no olvidemos las oportunidades que se están presentando.

Gracias.