ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

Bien, después de la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea, por las causas que usted guste y mande, veamos que otros cambios se comienzan a mostrar en el panorama mundial.
Empecemos por casa, por lo pronto Banco de México (Banxico) decidió subir su tasa de interés en medio punto porcentual, pasando de 3.75.a 4.25%, esto para un buen número de analistas fue sorpresivo, porque daban por hecho que no habría movimiento, además, como siempre pasa, no a todos les gusto, incluso algunos califican que este hecho lleve a la economía mexicana a una recesión, y bueno considerando lo recientemente publicado por el Inegi acerca de los Indicadores Cíclicos, y en donde el Indicador Coincidente (el que refleja el estado general de la economía) se posicionó por debajo de su tendencia de largo plazo al registrar un valor de 99.8 puntos, mientras que el Adelantado (que busca señalar anticipadamente los puntos de giro de la economía) mostro un valor de 99.3 puntos y una disminución de (-)0.05 puntos con respecto al pasado mes de abril, con lo que se puede observar que ambos Indicadores muestran que la trayectoria ascendente se ha detenido y se ven por debajo del nivel aceptable, por lo que esa opinión no hay que descartarla.
Veamos ahora que dice Banxico en su comunicado de política monetaria del jueves 30 del pasado mes; “Desde la última reunión de política monetaria, la cotización de la moneda nacional sufrió una depreciación significativa, además de que al mismo tiempo las tasas de interés internas a todos los plazos mostraron incrementos. Además dejo claro que Banxico actuaría en cualquier momento en que considere necesario para proteger los fundamentales económicos financieros de nuestro país”.
Para Banxico, estos fenómenos respondieron de manera importante a factores externos, entre los que destaca la expectativa del incremento de la tasa de referencia de la Reserva Federal estadounidense, además los efectos de los mercados debido a la decisión de Reino Unido de salir de la Unión Europea. Esto llevo al incremento de la volatilidad en los mercados financieros, presionando en forma importante el valor del peso mexicano ante el dólar estadounidense.
Por otro lado la Secretaria de Hacienda y Crédito Público comunico un nuevo ajuste fiscal, recortando el gasto, con la finalidad de dar señales positivas en relación a un mejor equilibrio en las finanzas públicas, que aun cuando el anuncio es positivo el camino por andar todavía falta, aunque sin duda la disminución del gasto público afectara el crecimiento económico.
Estas respuestas dadas por las autoridades monetarias mexicanas, se dan en respuesta a la presión y volatilidad que está teniendo nuestra moneda, aun cuando algunos no pueden gustarles, ya veremos pronto su efectividad.
Po el lado del crecimiento económico de nuestro país, se verá afectado aún más y no porque la Brexit le afecte directamente, sino porque el comercio internacional tendrá un fuerte ajuste así como la fortaleza del dólar, que en este tipo de acontecimientos los inversionistas lo buscan como sinónimo de seguridad.
Sin duda una de las principales preocupaciones de Banxico al respecto, es la inflación, sobre todo debido a que nuestra moneda se ha depreciado en lo que va del año, casi 8 por ciento, durante el presente sexenio se ha depreciado alrededor del 40% y 20% en los últimos 2 años, lo que sin duda presiona los precios de algunos productos.
Pero además si consideramos que para el presente mes la gasolina Magna subió 1.82 por ciento y la Premium 2.42, pero además si tomamos en cuenta que tanto los precios internacionales del combustible se han incrementado desde febrero casi un 61 por ciento, y los del gas natural 45 por ciento, lo que podría llevar a elevar el precio de las gasolinas aún más, habrá que estar atentos.
Otro aspecto que no debemos dejar de lado que el año pasado el Gobierno bajó los precios de la electricidad y ayudo a disminuir el gasto de los mexicanos, induciendo con ello un mayor consumo, que sin duda fue un factor favorable al crecimiento económico, no obstante para este año este proceso se podría revertir y las tarifas eléctricas podrían subir por el aumento de los costos.
Los retos que se tienen en el presente como en el futuro son cada vez más complejos y difíciles de resolver, sobre todo si las recetas que se siguen aplicando para solucionar los problemas actuales lo hacen con recetas antiguas.
Todos los gobiernos del mundo están teniendo fuerte y creciente presión para incrementar el gasto público, debido al aumento de la demanda que está provocando otra parte del cambio que vivimos, el demográfico, los retos y oportunidades son crecientes así que hay que estar alerta.

Gracias.