ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

Las señales que nos sigue mostrando la economía global nos indican que aún no encuentra su nuevo rumbo y que no hay indicios de que lo haga en el corto plazo, por lo que hay que estar preparados para en enfrentar contingencias que se puedan presentar por los efectos de las decisiones que se están tomando en materia economía, que engloba las políticas monetaria y fiscal, y que sin duda afectaran la situación actual de lo que hoy tenemos y hacemos.
Por ejemplo; lo que tiene que ver con la expectativa del alza de las tasas de interés que manejan los diferentes bancos centrales en el mundo, afectan en forma importante el comportamiento de la economía y finanzas globales, y que en nuestro caso tanto lo que haga el Banco de México (Banxico) como, por supuesto, lo que haga el Banco de la Reserva Federal estadounidense (el FED), nos afectan en forma más directa.
Por ejemplo; el dólar caro no solo afecto la depreciación que han tenido la mayor parte de las monedas en la economía global, sino también se ha visto reflejado en la forma que está mostrando el crecimiento de la economía estadounidense, que hasta el momento lo ha hecho en forma poco contundente y solo se muestra en forma moderada, mostrando problemas en su sector industrial y manufacturero, y solo el impulso del sector servicios es lo que alimenta el crecimiento, no obstante muestra que no es suficiente, lo que se refleja en su balanza comercial, en donde tanto sus exportaciones como sus importaciones no alcanzan a mostrar los niveles requeridos, situación que se refleja en la disminución de las exportaciones mexicanas y por lo tanto en el crecimiento de la economía mexicana.
Por otro lado, si el FED se basara en los datos de empleo para subir sus tasas, según el último dato dado a conocer recientemente, sería suficiente para hacerlo, debido a que en enero la creación de empleos no agrícolas en Estados Unidos fue de 172, 000 puestos de trabajo, para febrero la cifra fue mayor, 242, 000 plazas, que se reflejan en la firmas minoristas, restaurantes y proveedores de salud, lo que llevo a mantener la tasa de desempleo en 4.9%, pero como muestran las expectativas de los especialistas, se supone que por el momento no lo hara, y ponen como posible alza de tasas septiembre próximo.
Otro de los aspectos que está afectando a la economía global, es el cambio de rumbo en el comercio global, en donde después de casi dos décadas de un impresionante crecimiento económico en China, Rusia y Brasil, principalmente, lo que está pasando actualmente es que en el mundo ha crecido más la tecnología que la demanda, y en el momento actual existe capacidad instalada de sobra y mejores técnicas para producir una gran cantidad de productos, lo que ha bajado sus precios, y el menor crecimiento económico ha desacelerado fuertemente la demanda en un mundo inundado de excedentes.
Todos estos aspectos están influyendo en la toma de decisiones de las autoridades en materia económica, monetaria y fiscal, como lo pudimos observar hace unos días con la intervención de Banxico y la Secretaria de Hacienda, y en donde poco a poco debido a esas medidas el precio del dólar se ha empezado a bajar, ayudado también por un pequeño repunte de los precios del crudo.
Bueno, y ¿realmente todo esto que pasa en la macroeconomía y en el mundo, en que nos afecta en nuestras finanzas personales y nuestro desarrollo empresarial, o profesional?
Por lo pronto si se tienen deudas en tarjetas de crédito, o financiamientos a tasa variable, hay que ponerles cuidado, si debe, pague lo más pronto que pueda, porque sus programas y presupuestos para pagar sus pasivos se verán afectados por el posible incremento de los intereses, lo que mermara su disponibilidad, que puede afectar su liquidez y afectar su solvencia.
Sin duda la subida de tasas debe beneficiar a los ahorradores, así que hay que estar atentos a lo que ofrece el mercado, sin olvidar que su decisión cuando menos tiene dos opciones, mejor rendimiento o mayor seguridad, recordando que los bancos le ofrecerán mejores rendimientos pero menor seguridad, y si usted quiere más seguridad esté atento adonde mete su dinero porque el Instituto de Protección al Ahorro Bancario, solo protege un tipo de depósitos en donde por cualquier acontecimiento de quiebra bancaria, solo los depósitos protegidos podrán recuperarse a más tardar en 90 días según la ley, esto por un monto aproximado de dos millones y medio por banco, y si su ahorro excede esa cantidad en ese mismo banco, tendrá que esperar los resultados de la liquidación, así que ojo en sus decisiones de ahorro e inversión, más en momentos como este, de alta volatilidad.

Gracias.