ARMANDO VALERDI
avalerdir@hotmail.com

Millones de personas hemos estado no solo atentos o atraídos con lo que sucede en Europa, con el euro y Grecia, también ocupados de medir hasta adonde podrían llegar sus efectos, por lo que hemos estado pendientes del conjunto de acontecimientos que han llevado a Grecia y al Eurogrupo a un conflicto que parece sin retorno, acerca de la permanencia de Grecia en la eurozona.
Por lo que el domingo 5 de julio podrá marcar un nuevo derrotero no solo para el futuro de Grecia o Europa, sino para el mundo en general.
El Gobierno griego ha convocado a un referéndum, para que el pueblo decida si acepta o no las exigencias de austeridad de sus acreedores, lo que ha motivado la ruptura de las negociaciones con ellos, forzando a Grecia a cerrar los bancos y puesto en duda su futuro dentro del euro.
Mi estimado lector, al momento de la publicación de esta columna usted ya conoce el resultado de la votación, sin embargo cuando la escribí aún no se conocía, lo que me dio espacio para el análisis y la especulación.
Recordemos que la crisis griega comenzó a destaparse allá por octubre del 2009, cuando el partido socialista griego llega al poder y da a conocer que el déficit público es el triple de lo previsto, lo que llevo a conformar una comisión de la eurozona para realizar un estudio que mostrara la realidad escondida hasta ese momento, resultando con un informe demoledor de la situación.
Desde aquel momento, gobiernos han ido y venido, y ninguno ha podido sentar bases firmes para buscar soluciones, sin duda lo que sí ha sucedido es agravarse.
A la crisis de Grecia, por su persistencia se le ha calificado como la crisis del euro, sin duda no es el único país que está pasando apuros sin embargo es el que más gravedad presenta.
Bueno pero ¿cuales son los males que padece Grecia?
Hay que tomar en cuenta que en este momento el país no solo debe lidiar con sus acreedores sino con un alto desempleo; además de enfrentar una contracción econó¬mica y altos niveles de deuda.
El alto nivel de desempleo y una economía en con¬tracción son algunos de los problemas con los que debe enfrentar Grecia mientras negocia con sus acreedo¬res para evitar un cese de pagos y su posible salida de la eurozona.
Grecia, después de una recesión de seis años, el año pasado comenzó a mejorar su economía, no obstante las ásperas negociaciones políticas sobre un acuerdo a cambio de reformas han impactado se¬riamente su economía, de acuerdo con el presidente adjunto de la Comisión Europea.
La economía del país se contrajo 0.2% durante el pe¬riodo enero-marzo tras un declive de 0.4% en el últi¬mo trimestre de 2014, y según el Banco Central grie¬go, la caída se profundizará en el segundo trimestre. El mes pasado la Comisión Europea recortó el pro¬nóstico de expansión de la economía griega a 0.5% para todo el año, respecto a la previsión anterior de 2.5%.
Por lo que toca al desempleo, Grecia es de los países más afectados en la zona euro, de acuerdo con datos de la oficina de estadísticas europea Eurostat, el país registra una tasa de desempleo de 25.4%, según datos a abril pasado.
Este entorno comenzó a generar incertidumbre sobre si Grecia llegaría a un acuer¬do con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Unión Europea lo que provoco una salida de depósitos por un total de 30,000 millones de euros de los bancos griegos entre octubre de 2014 y abril de este año, sin considerar los retiros de los últimos días antes de llegar a los controles de capital recientemente establecidos por el gobierno.
Por otro lado la agencia de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) rebajó la calificación de la deuda del Gobierno griego y la de cuatro bancos locales al nivel especula¬tivo “CCC” luego de que el país decidiera juntar los pagos de su deuda con el FMI a inicios de junio. S&P también dijo que el Gobierno griego parecía es¬tar dando prioridad al pago de pensiones y salarios en vez de al pago de la deuda a los prestamistas oficiales.
Por lo que toca a su deuda, Grecia es el segundo país con mayor deuda respecto al tamaño de su economía solo detrás de Japón. La deuda del Gobierno griego representa 173% de su Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la de Ja¬pón equivale a 246%, de acuerdo con datos del FMI.
Mientras continuaba el desacuerdo entre Grecia y sus acreedores, el gobierno tuvo que tomar medidas no convencionales para poder seguir haciendo frente a sus deudas, particularmente con el FMI. Asimismo, el Banco Central Europeo ha aumentado de manera gradual la provisión de liquidez de emergencia para los bancos griegos, con el objetivo de contrarrestar la creciente salida de depósitos de su economía.
En relación a su impacto por la conformación de su deuda pública total, solo un 7 por ciento de los 292 mil millones de euros está en las hojas de balance de la banca comercial mundial, según datos del Banco Internacional de Pagos (BIS, por sus siglas en inglés), esto se debe a que el resto de la deuda está en organismos internacionales o gobiernos: 141 mil 900 millones de euros del Fondo de Estabilidad Europea, 52 mil 900 millones de los gobiernos de la zona euro, 34 mil 74 millones de inversionistas priva¬dos, 27 mil 49 millones del BCE, 21 mil 539 millones del FMI y 14 mil 800 en letras del Tesoro. ) Por lo que no se ven riesgos que puedan generar una crisis bancaria.
Sin duda el panorama de Grecia es complicado tal como lo menciona el jefe del consejo de ministros de Finanzas de la zona euro Jeroen Dijsselbloem “Grecia tenía un futuro complicado, independientemente de cuál fuera el resultado del referendo del domingo sobre si el país acepta o no el rescate”.
Por lo que hay que recordar que Andreu Missé a su entrevista con Josep Borrell allá por 2010, la título Los Gobiernos han jugado póker con los mercados y han perdido”, y que el primer ministro griego Alexis Tsipras, y el pueblo griego no deben perder de vista, sobre todo si no tienen listo un plan alterno para actuar en consecuencia.

Gracias.