ARMANDO VALERDI

avalerdir@hotmail.com

En el comentario anterior me réferi a la volatilidad que se vive en los mercados, especialmente en el de divisas, y en donde mencione una de las causas por las que el peso es una de las monedas más frágiles, debido a que es muy líquida y opera las 24 horas en el mercado Forex, además  que de acuerdo con el BIS (Banco Internacional de Pagos), el peso mexicano es la décima moneda más liquida del mundo y si quitamos al yuan chino, es la emergente más liquida y opera todo el día.

Dentro de este contexto hay que tomar la reciente advertencia de Joel Martínez  de que estamos entrando a una nueva era en la que veremos caer monedas emergentes en cascada, cuyas caídas variaran de acuerdo con la existencia de los Gobiernos políticamente fuertes y de los equilibrios macro que tengan. De las cuales, además de la lira turca, en 2018 ya vimos caer al peso de Argentina, y ya viene la segunda vuelta del real de Brasil.

Sin duda la volatilidad es un reto que los mercados en la actualidad nos presentan, por lo que hay que estar atentos y dar seguimiento a lo que estos marcan como rumbo; así como a las opiniones, comentarios y advertencias de los expertos al respecto, también hay que considerar que muchos de los inversionistas mexicanos buscan refugio en activos dolarizados para intentar minimizar una depreciación de nuestra moneda o para incrementar ganancias mediante la venta de un dólar más caro en relación con el precio de compra. No obstante, en muchas ocasiones esta práctica no es para todo inversionista dado el riesgo que esta implica.

Debemos de recordar que toda moneda tiene un valor fundamental el cual es explicado principalmente por datos macroeconómicos como el crecimiento del país, su nivel de endeudamiento, el consumo interno y su balanza comercial, entre otros, por lo que el precio del dólar americano en relación con el peso mexicano no debiera fluctuar tan drásticamente, pero la realidad nos muestra todo lo contrario, por lo que debemos de tener cuidado y considerar que en muchas  ocasiones la fluctuación de nuestra moneda no tiene que ver con estos fundamentos, sino con su liquidez y operatividad, lo que nos lleva a entender lo que la realidad nos está mostrando.

Por lo que es conveniente considerar la posibilidad de no cometer el error de invertir en un instrumento de esta naturaleza, el dólar, cuando buscamos maximizar una posible utilidad en pesos y no se respeta el perfil, es decir, no se evalúa que una inversión en este instrumento que es volátil y que sólo a través de un horizonte de inversión de largo plazo se puede minimizar esta volatilidad. Especular sobre el precio del dólar es tan complejo que difícilmente el resultado será positivo. Simplemente pensemos en lo ocurrido en las dos últimas elecciones presidenciales: la de Estados Unidos y México. En ambas elecciones la opinión popular, del inversionista, era en contra del peso y que el dólar incrementaría altamente su precio. El resultado postelectoral fue todo lo contrario: un peso favorecido que recuperó terreno perdido frente al dólar. Por lo que es importante como inversionistas pensar para qué queremos esos recursos, porque si nuestro objetivo es ganar más pesos especulando con el valor del dólar, es muy probable que el resultado no sea del todo positivo y el riesgo es alto. Existen otros instrumentos que con un nivel de riesgo semejante nos puedan ofrecer tales rendimientos esperados, tal es el caso de instrumentos de renta variable.

Por otro lado, si alguno de nuestros objetivos de inversión está sujeto al comportamiento del dólar porque finalmente el compromiso es en tal moneda, como pudiera ser ahorrar e invertir para pagar una maestría en el extranjero, entonces la paridad cambiaria nos debiera ser indiferente y el instrumento diseñado para ofrecer una cobertura cambiaria seria el adecuado.

Por lo que respecta a la cotización del peso con el dólar, la semana pasada cerró en 18.90 pesos. Y en referencia a la conclusión del TLCAN 2.0, suponemos que de haber acuerdo esta semana, la cotización peso-dólar deberá andar entre 18.00 – 18.50; si no lo hay, podría subir alrededor de 19.00 pesos, sin olvidar dar seguimiento con los efectos de real brasileño pudiera afectar en la cotización de nuestra moneda con el dólar.

Por otro lado hay que considerar que la semana pasada fue una de las más negras para  Trump desde que asumió la Presidencia, pues recibió duros golpes en la investigación que se sigue en su contra para saber si se coludió con los rusos y obtuvo ayuda en la elección presidencial, lo que lo pondría al borde de un juicio político, o impeach, si, como todo hace suponer, además los republicanos pierden la mayoría del congreso en noviembre, por lo que habrá que ver el efecto en los mercados, sin dejar de lado lo que está sucediendo en nuestro país con los cambios propuestos por el nuevo Presidente y que también puede afectar a los mercados.

Por otro lado tome en cuenta que el  oro regresó por encima de 1,200 dólares como refugio natural ante un impeach, a pesar de que habría aumento de tasas de la FED el 26 de septiembre.

 

Gracias