Al llevarse a cabo el primer Diálogo Estratégico sobre Protección entre el Gobierno de México y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), permitió a ambas partes reafirmar el interés de continuar y fortalecer las acciones realizadas en el país y en la región para asegurar la protección de personas refugiadas, beneficiarias de protección complementaria y solicitantes de la condición de refugiado, así como subrayar los principios de derechos humanos y del derecho internacional de las personas refugiadas como elementos centrales en la instrumentación de las políticas públicas en la materia.

La sesión fue copresidida por el Subsecretario para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Embajador Miguel Ruiz Cabañas; el Subsecretario de Población, Migración y Asuntos Migratorios, Humberto Roque Villanueva; el Jefe de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, Ramón Ramírez Valtierra; el Comisionado del Instituto Nacional de Migración, Ardelio Vargas Fosado; así como el Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, Ricardo Bucio Mújica, además de la participación de funcionarios de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR). La delegación del ACNUR fue encabezada por el Alto Comisionado Adjunto para la Protección, Volker Türk, quien estuvo acompañado por el Representante en México de ACNUR, Mark Manly.

Asimismo, el encuentro sirvió como un espacio para dar seguimiento a los compromisos anunciados por el Presidente Enrique Peña Nieto durante la Cumbre de Líderes, celebrada en Nueva York en septiembre de 2016 y los compromisos de México en el marco de la Declaración de Acción de San José, adoptada en julio de 2016.

Ambas partes enfatizaron la importancia de la cooperación continua para abordar de manera efectiva los retos en la materia. Discutieron, en particular, avances, esfuerzos y desafíos persistentes en cuanto al acceso a procedimientos justos y eficientes para el reconocimiento de la condición de refugiado, alternativas al alojamiento de personas solicitantes de la condición de refugiado, la protección de niñas, niños y adolescentes solicitantes y refugiados no acompañados, además de soluciones duraderas para las personas refugiadas en México, particularmente en el marco de la integración local y el trabajo con las comunidades receptoras en distintas regiones del país.

Tanto el ACNUR como el Gobierno de México se comprometieron a continuar el trabajo que se lleva a cabo con las autoridades dedicadas a la protección e integración de personas refugiadas –la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR), el Instituto Nacional de Migración, la Unidad de Política Migratoria y la Procuraduría Federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes –, a fortalecer la coordinación con autoridades estatales y municipales, así como a estrechar lazos con organizaciones de la sociedad civil y con la amplia red de Albergues y Casas de asistencia que acogen a personas refugiadas en México.