• Con este instrumento se prohibirá la producción, posesión, uso y transferencia de armas nucleares para los Estados que decidan adherirse al mismo.

• Lo anterior se logró con el voto favorable de 122 países.

El Gobierno de México da la bienvenida a la adopción el día de ayer del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares en la sede de las Naciones Unidas. Cuando entre en vigor, este nuevo instrumento prohibirá la producción, posesión, uso y transferencia de armas nucleares para los Estados que eventualmente decidan adherirse al mismo. Tras su adopción, cada Estado deberá determinar si firma y ratifica el texto del Tratado, que entrará en vigor una vez que 50 Estados lo hayan ratificado.

Desde que se crearon las armas nucleares a mediados del siglo XX, se trata de la primera vez que se adopta un instrumento jurídicamente vinculante que prohíbe este armamento a nivel global. El proyecto de Tratado fue adoptado con el voto favorable de 122 países, incluido México, de los 129 Estados que participaron en la Conferencia de la ONU para negociar este instrumento.

La adopción de este Tratado es consistente con la reconocida y amplia tradición diplomática de México en favor del desarme y la no proliferación nuclear. Este Tratado refuerza el marco jurídico establecido mediante el Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) de 1968, y el Tratado de Tlatelolco, que estableció en 1967 la primera Zona Libre de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe.

La Conferencia para la negociación y adopción de este Tratado sesionó en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York en marzo y junio de 2017, culminando así un proceso que comenzó en la Asamblea General de la ONU en 2012.