• Subrayar que un país que no detona infraestructura se queda rezagado

 

El Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México es una obra emblemática de orden transexenal que fue planeada en el mediano y largo plazos, debido al crecimiento que está teniendo la aviación comercial, subrayó el presidente Enrique Peña Nieto.

 

Es una obra pensada “en el mayor número de usuarios que cada día se están registrando, y en consecuencia, creo que México demanda un aeropuerto moderno y con una visión de largo plazo”.

 

Durante una gira de trabajo por Michoacán para inaugurar infraestructura carretera, el mandatario enumeró las obras más importantes que impulsó su administración, entre ellas, “el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, obra emblemática también de orden transexenal”.

 

Aseguró que estará pendiente de la decisión que tome el próximo gobierno, pero consideró que “es una obra que trae una previsión no solo de atender la necesidad actual, sino necesidades futuras”.

 

Al subrayar que un país que no detona infraestructura se queda rezagado, Peña Nieto sostuvo que “más allá de otro paliativo que se pueda realizar, lo importante es generar esta infraestructura que permita que una sociedad pueda crecer.

 

“Las obras en el sector permiten que el comercio, los negocios, los servicios que llegan a cualquier parte de nuestra geografía sean más fáciles, más económicos. Los costos se reducen cuando hay infraestructura”, indicó.

 

Acompañado por el secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, y los gobernadores de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, y de Jalisco, Aristóteles Sandoval, enfatizó que el nuevo aeropuerto se impulsó “como una gran obra de infraestructura”, pues la actual terminal aérea capitalina está rebasada en su capacidad.