El Gobierno de México considera emprender acciones legales contra Estados Unidos después de que seis ciudadanos mexicanos fueron asesinados y otros siete resultaron heridos en un tiroteo masivo en El Paso, Texas, dijo este domingo el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard.

 

Durante una conferencia de prensa en Ciudad de México, Ebrard calificó el tiroteo como un acto de terrorismo contra los mexicanos en Estados Unidos y dijo que el gobierno mexicano analizará si hay pruebas suficientes para solicitar la extradición del hombre armado para enfrentar cargos en México.

 

Las autoridades estadounidenses no identificaron públicamente al tirador, pero tres fuentes dijeron a CNN que el sospechoso es Patrick Crusius, de 21 años, de Allen, Texas. Las fuentes fueron dos funcionarios federales y un funcionario estatal.

 

Las autoridades también investigan un documento racista y antiinmigrante que creen que el sospechoso publicó en el tablero de mensajes en línea 8chan antes del tiroteo. El documento de 2.300 palabras, que la policía llamó un “manifiesto”, está lleno de lenguaje supremacista blanco y odio racista dirigido a inmigrantes y latinos. Culpa a los inmigrantes y a los estadounidenses de primera generación por quitarles empleos.

 

En un video publicado en su página oficial de Twitter, Ebrard dijo que lo que sucedió en El Paso fue “inaceptable” y que “las primeras acciones judiciales” que tomará el gobierno estarán de acuerdo con el Derecho Internacional.

 

“México quisiera expresar su más profunda condena y rechazo a este acto bárbaro donde hombres y mujeres mexicanos inocentes fueron asesinados”, dijo Ebrard. “Estamos indignados, no apoyamos la cultura del odio”.

 

Ebrard también dijo que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, le ordenó que tomara medidas legales rápidas para proteger primero a las familias afectadas y luego “para que México pueda exigir que Estados Unidos proteja a la comunidad mexicana en Estados Unidos”.

 

López Obrador confirmó este domingo en una declaración televisada que seis ciudadanos mexicanos fueron asesinados y siete resultaron heridos. El tiroteo en un centro comercial de El Paso dejó un total de 20 personas muertas y 26 heridas.

 

Ebrard instó a Estados Unidos a establecer una “posición fuerte contra los crímenes de odio” después del tiroteo. También llamó la atención sobre el control de armas como un “tema crucial”. y anunció que México está investigando quién es responsable de la venta de “estas armas de asalto”.