El secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, aseguró la tarde de ayer que el Gobierno de la República se mantendrá atento a cualquier medida que pudiera afectar el envío de remesas de Estados Unidos a México y señaló que nuestro país defenderá que estos recursos no sean gravados.

“Lo que se ha contemplado por parte de México es que debe de haber libre flujo sobre las remesas. Habremos de evitar que se graven esos recursos, es uno de los puntos que el presidente planteó en su decálogo y ese seguirá siendo el tenor de nuestra posición negociadora”, afirmó.

Durante su participación en la premiación del Reto Applicando México, organizado por Nacional Financiera (Nafin), Meade Kuribreña informó que como parte de las acciones que el gobierno mexicano lleva a cabo para proteger los intereses de nuestros connacionales se destinaron mil millones de pesos para apoyar las labores de defensa que realizan los 50 consulados mexicanos en Estados Unidos.

El responsable de las finanzas públicas del país dijo que en coordinación con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) se vigilará el despliegue de dichos recursos en las representaciones de México en ese país y que permanentemente, junto con la Cancillería, se revisará la suficiencia presupuestal.

Adelantó que a través de la Banca de Desarrollo se brindarán espacios de créditos que aprovechen la experiencia de los connacionales que regresen a territorio mexicano para que puedan encontrar, según su vocación, un espacio de apoyo.

“Estamos trabajando con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para que puedan encontrar espacios de facilidad para sus bienes que traigan consigo. Estamos diseñando productos específicos que le ayuden a los connacionales que en su caso regresen”, precisó.
Durante el evento, Meade Kuribreña afirmó que la tecnología es una herramienta que ayudará a la economía mexicana a enfrentar los retos y las necesidades actuales del nuevo entorno internacional.

La tecnología, comentó, contribuye a generar una mayor inclusión y educación financiera, la desintermediación en cadenas de valor, el aumento de la productividad, la disrupción y la creación de nuevas formas económicas.