* Los retos son lograr la calidad, inclusión y el desarrollo integral de los alumnos.

Al encabezar la presentación del Nuevo Modelo Educativo para la educación obligatoria, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, afirmó que “hoy México convoca a los maestros, a las autoridades educativas y a los padres de familia a emprender la revolución educativa más importante en casi un siglo”.

“Inspirados en el ejemplo de los grandes educadores de México, de maestros de la talla de Ignacio Manuel Altamirano, de José Vasconcelos y de Jaime Torres Bodet, los invito, los exhorto, a que asuman la parte que les corresponde en este momento histórico”, añadió.

Resaltó que así como en el siglo XX el reto en materia educativa en el país fue la cobertura, “hoy los desafíos son la calidad, favorecer e incluir a los que menos tienen, y lograr el desarrollo integral de los alumnos”.

Tras subrayar que “como país tenemos grandes desafíos y rezagos educativos”, el Primer Mandatario indicó que “hoy, le decimos al mundo que hemos decidido enfrentarlos”.

“No haber impulsado la transformación educativa, conociendo los problemas que persisten y la urgencia de resolverlos, hubiese sido irresponsable, vergonzoso e inmoral”, dijo. Agregó que “los frutos de este cambio tomarán tiempo y trascenderán este Gobierno. De ahí la importancia de no haberlo aplazado más”.

“Mantener la educación sin cambios no era opción. No podíamos condenar a las niñas, a los niños y a los jóvenes del siglo XXI a una educación del siglo pasado. El nuevo Modelo que hoy presentamos nos pone en la ruta correcta para tener mejores maestros, mejores escuelas y mejores contenidos educativos, en beneficio de los mexicanos de hoy y de mañana”, destacó.

El Titular del Ejecutivo Federal recordó que hace 95 años, con la creación de la Secretaría de Educación Pública, “nuestro país inició un camino que en aquel momento parecía utópico: llevar educación a todos los rincones de la Patria”.

Señaló que el objetivo de esta institución, como afirmaba José Vasconcelos, “era impartir las primeras letras y los conocimientos básicos, así como difundir la cultura nacional e internacional, entre todos los mexicanos”.

“Hoy, el anhelo educativo de Vasconcelos es una realidad. Actualmente, nuestra nación tiene uno de los sistemas de enseñanza más grandes del mundo, con más de 35 millones de estudiantes, 2 millones de maestros y 260 mil centros escolares”, apuntó.

El Primer Mandatario precisó que para concretar este cambio de fondo era necesario reorganizar el modelo de enseñanza, y destacó algunos elementos esenciales del Nuevo Modelo Educativo: Que los niños aprendan a aprender, en lugar de memorizar, a través de un nuevo enfoque pedagógico, como segundo punto que los planteles tendrán recursos propios, infraestructura digna y plantillas de maestros completas, esto es autonomía de gestión.

Además el Nuevo Modelo asegura la equidad y la inclusión en el Sistema Educativo Nacional, que las becas vayan a quienes más las necesitan y que los alumnos con alguna discapacidad, estudien en escuelas incluyentes. Así mismo mejorar la educación requiere del compromiso y la participación de todos. Sus ideas, su experiencia y sus propuestas, son clave para que este Modelo se convierta en una realidad en todos los rincones del país.

Finalmente el Nuevo Modelo fortalece la formación y el desarrollo profesional docente. “Aquí quiero ser muy enfático: las maestras y los maestros son los actores más relevantes para lograr la transformación educativa de México. Ellos son quienes educan, guían e inspiran a nuestras niñas, niños y jóvenes. Por eso, en el Nuevo Modelo Educativo los maestros tienen un desafío y una responsabilidad ineludibles: tienen el desafío de prepararse para ser mejores educadores y la responsabilidad de forjar ciudadanos libres, comprometidos y participativos, a partir de los nuevos contenidos pedagógicos”.