Al presentar la Iniciativa de Ley de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, enviada el día de ayer al Congreso de la Unión para su consideración, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aseguró que frente al complejo entorno global “México debe seguir distinguiéndose por su compromiso inquebrantable con la estabilidad macroeconómica y por el manejo responsable de sus finanzas públicas”.
En el evento, que se llevó a cabo en el Patio de Honor del Palacio Nacional, el Primer Mandatario afirmó: “desde aquí, le refrendamos al mundo que somos una nación responsable, un país en el que se puede creer y confiar”.
Resaltó que hoy los mercados internacionales se ven afectados por la desaceleración de las grandes economías, una creciente volatilidad financiera y una mayor aversión al riesgo. Esto significa, añadió, “que los inversionistas globales, que las grandes empresas del mundo, sólo van a invertir y generar empleos en aquellos países que ofrezcan condiciones de certidumbre y de confianza”.
Apuntó que este acto republicano, en el que participaron los representantes del Poder Legislativo, los Gobernadores y representantes de autoridades municipales, “es un mensaje contundente de que México es un Estado comprometido con la estabilidad de las finanzas públicas y de su sistema financiero”.
El Presidente Peña Nieto señaló que la Reforma Constitucional en Materia de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, que entró en vigor el pasado 27 de mayo, establece que “es responsabilidad del Estado en su conjunto, de los tres órdenes de Gobierno, el federal, el estatal y el municipal, velar por la estabilidad de las finanzas públicas y del sistema financiero para coadyuvar en la generación de condiciones favorables para el crecimiento económico y la generación de empleo”.
Destacó que la Iniciativa de Legislación Secundaria en Materia de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y los Municipios, “representa un paso fundamental en favor de la responsabilidad hacendaria en todos los órdenes de Gobierno”.
El Titular del Ejecutivo Federal añadió que la legislación secundaria que hoy será enviada a la Cámara de Diputados para su discusión y análisis, propone el marco normativo necesario para que las entidades federativas, municipios y entes públicos locales hagan suyos los principios de responsabilidad hacendaria y aseguren la sostenibilidad de sus finanzas públicas, a partir de cinco componentes.
Un primer paso establecer, diversos mecanismos de medición y control del balance fiscal de los estados y municipios; es decir, busca que los ingresos y egresos que hay en las entidades federativas estén en un sano equilibrio, al limitar el crecimiento del gasto en servicios personales, aportar recursos a fideicomisos para atender eventuales desastres naturales, priorizar la utilización de ingresos excedentes en la amortización de deuda, y fortalecer la planeación financiera y la ejecución de proyectos de inversión”.
Otro punto se refiere a las nuevas obligaciones para la contratación responsable de deuda. “Este nuevo ordenamiento no prohíbe que los estados recurran eventualmente a la contratación de deuda, pero establece principios y lineamientos para que lo hagan de forma mucho más ordenada y con responsabilidad frente a las condiciones que mantenga su hacienda pública.
También se contempla la Creación del Registro Público Único donde los gobiernos estatales y municipales, organismos públicos locales, deberán inscribir y transparentar todas sus obligaciones financieras, incluyendo las contratadas bajo esquemas de asociación pública-privada.
En el cuarto componente esta el establecimiento del Sistema de Alertas de Deuda Pública de Entidades Federativas, Municipios y Entes Locales, que será útil para advertir elevados niveles de endeudamiento y tomar medidas correctivas, también facilitará el acceso a créditos con menos costos y en mejores condiciones a los gobiernos locales con bajos niveles de deuda.
Finalmente el quinto componente se refiere a la oportunidad para que estados y municipios puedan obtener crédito con el aval de la Federación, y en este sentido la iniciativa de ley establece los procedimientos y condiciones que deberán cubrir los gobiernos locales para contar con una deuda estatal garantizada; es decir, deuda con la garantía de la Federación, similar a la que goza el Gobierno del Distrito Federal desde hace muchos años.