· “Hoy cada vez son menos las fronteras o muros que nos dividen y más los caminos y puentes que nos unen como sociedad”, Gerardo Ruiz Esparza.

México apuesta a la globalización con fuerza y vigor, porque la cooperación y comunicación es irreversible. La globalización a través de la conectividad llegó para quedarse, afirmó ayer el Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, al participar en la ceremonia de inauguración de la Cumbre 2017 del Foro Internacional del Transporte (FIT) que se realiza bajo el tema “Gobernanza del transporte en la economía digital global”.

El desarrollo de cualquier nación, agregó Ruiz Esparza, depende de la integración de sus cadenas productivas al comercio mundial, de su conectividad a los sectores globales de la información, el conocimiento, la tecnología, la comunicación y el transporte.

Hoy cada vez son menos las fronteras o muros que nos dividen y más los caminos y puentes que nos unen como sociedad, apuntó el titular de la SCT que preside los trabajos del FIT en representación de México, primer país latinoamericano en tener esta distinción.

Luego de destacar que es altamente significativo que la sede del Foro sea Alemania, país que superó la irracionalidad convertida en muro y que hoy es la principal impulsora de la unión de las naciones europeas y otras acciones que constatan la nueva realidad: la conectividad sobre el aislamiento.

El titular de la SCT resaltó que el Presidente Enrique Peña Nieto concretó 13 reformas estructurales que puestas en operación de manera pronta y oportuna han derribado barreras que por décadas limitaron el crecimiento de México y hoy permiten aprovechar al máximo las ventajas competitivas, como su privilegiada ubicación geográfica; sus más de 11 mil kilómetros de litorales; su bono demográfico, su mano de obra especializada y su participación en 11 tratados comerciales que lo conectan con 46 naciones.

Las Reformas permiten al país desarrollar su gran potencial y beneficios, que en breve tiempo se reflejaron en una mejor calidad de vida para los mexicanos, en llevar al país a pasar de ser petrolero a uno productor de manufactura exportadora de alta tecnología, con estabilidad económica y bajos niveles de desempleo, abundó.