Al inaugurar la 34ª Conferencia Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para América Latina y el Caribe, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, aseguró que “cumplimos las metas de la Cumbre Mundial de la Alimentación, al disminuir la subalimentación en más de 9 puntos porcentuales, de 14.7 por ciento a principios de los noventa, a 5.5 por ciento a mediados de esta década”.
Indicó que en el caso particular de México, “desde el inicio de esta Administración asumimos un firme compromiso para combatir esta condición inaceptable”. Por ello, continuó, “diseñamos y pusimos en marcha la Cruzada Nacional contra el Hambre, una estrategia transversal que conjunta los esfuerzos de diversas dependencias del Gobierno de la República para atender a la población en pobreza extrema alimentaria”.
Mencionó algunos de los resultados de la Cruzada Nacional contra el Hambre, a prácticamente tres años de su inicio donde más de 746 mil personas tienen acceso a una adecuada alimentación en alguno de los casi 8 mil comedores comunitarios instalados en las comunidades más vulnerables.
Asimismo más de 580 mil familias pueden adquirir productos básicos a precios preferentes con la denominada Tarjeta Sin Hambre. Adicionalmente, cerca de 7 millones de familias están afiliadas al Programa de Inclusión Social PROSPERA, que ahora ofrece créditos, apoyo y asesoría para proyectos productivos, así como becas universitarias.
Sin embargo el Titular del Ejecutivo Federal dijo que si bien estos avances son relevantes, “no podemos ignorar que en la región, de acuerdo con las más recientes cifras de la FAO, aún hay 34 millones de personas que padecen hambre”.
En este sentido el Primer Mandatario señaló que “nuestro compromiso es aumentar la disponibilidad de alimentos y poner fin al hambre, tal y como lo establece el segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible”.
Para cumplir con ello, agregó, “los países de América Latina y el Caribe hemos actuado con visión y responsabilidad; somos la única región del mundo que alcanzó las metas establecidas en los objetivos de Desarrollo del Milenio”.
Informó que gracias a las políticas, programas y acciones que México ha puesto en marcha, se ha incrementado sustancialmente su productividad agrícola y “en 2015 las exportaciones agroalimentarias ascendieron a 26 mil 373 millones de dólares, superando en 16.6 por ciento a las registradas al inicio de esta Administración”.
“Estas cifras reflejan que en México se está consolidando un sector rural moderno y más productivo, que contribuye a generar desarrollo en las diversas regiones del país y a asegurar el pleno ejercicio del derecho humano a la alimentación”, subrayó.