De acuerdo a un estudio hecho por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en México, los mercados, transporte público y espacios abiertos, son los lugares más comunes donde las mujeres son víctimas de agresiones de tipo violento, sexual y de género.
Por ello, la Ciudad de México, Puebla y Torreón, se sumaron al programa que impulsa la ONU denominado “Ciudades Seguras Libres de Violencia contra las Mujeres y Niñas”, donde se busca implementar politicas públicas y programas para eliminar la violencia de género.
Dentro del segundo día de actividades del Smart City Foro, realizado en la capital, la representante de la ONU-Mujeres en México, Ana Güemes García, explicó que cada una de las ciudades participantes buscará garantizar la seguridad de las mujeres, en estos tres espacios.
Aseveró que en el caso de la Ciudad de México, se están enfocando en prevenir y atender la violencia y acoso sexual en el transporte público, mientras que en la ciudad de Puebla, este programa se va a enfocar a los mercados, para hacer de los mercados espacios seguros para las mujeres, mientras que en la ciudad de Torreón Coahuila será enfocado en la recuperación de espacios públicos.
“El programa parte de una premisa, hay que estar dispuestos a conocer la realidad de la ciudad, como está la violencia, que está ocurriendo, esa violencia que muchas veces es tan invisible, el acoso y el hostigamiento sexual, entre la mitad y más del 90 por ciento de las mujeres reportan que las calles, que los mercados, que las escuelas son espacios inseguros para ellas”.
La especialista explicó que las mujeres en el país enfocan más de 40 horas a la semana en el trabajo doméstico no remunerado, de ahí la importancia de que todos los servicios que puedan aplicarse por parte de los gobiernos para ahorrar el mayor tiempo posible, son fundamentales para la población, pero en especial dijo, para las mujeres.
En el caso de Puebla, destacó la especialista, más de 500 voluntarias del gobierno se sumaron al programa “Her for She”, o “Nosotros por ellas o con ellas” y el cual tiene un mensaje muy claro, de que la igualdad y la eliminación de la violencia contra las mujeres es una tarea donde los hombres deben participar.
Agregó que el programa que se lleva en la Ciudad de México fue financiado por la agencia española y recursos propios, mientras que las ciudades de Torreón y Puebla inician con recursos municipales.
La especialista señaló que una ciudad donde impulsa la igualdad al no dejar atrás a la población como son las mujeres, se habla de una ciudad inteligente, es decir una “Smart City”, pero también valiente, ya que a lo largo de los dos años que se lleva este programa en el país, se ha reconocido los problemas que existen en estas ciudades en materia de violencia contra la mujer. 
Güemes García recalcó que junto con la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) se está impulsando una campaña denominada “De la A la Z”, donde se busca eliminar el matrimonio entre niños y niñas para acabar con esta práctica nociva en la sociedad.
Reiteró que es fundamental la voluntad de los ciudadanos pues aparte de las políticas públicas, la sociedad debe de hacer su parte al eliminar la violencia contra la mujer. 
Por su parte, el presidente municipal, Antonio Gali se comprometió a sumar todos los esfuerzos de su administración con la ONU Mujeres para fortalecer la equidad de género y evitar la violencia con las mujeres.
Resaltó que hoy en la administración municipal es fundamental promover la no violencia contra las mujeres así como la inclusión en puestos claves.
En este sentido, detalló que se ha promovido la equidad de género en todas las dependencias, tan es así que hoy la plantilla de sus funcionarios están compuestos en un 60 por ciento por hombres y como nunca antes, un 40 por ciento lo conforman mujeres en puestos claves de su gabinete.
Gali Fayad recalcó que para promover la igualdad de género su administración otorgó 22 mil 794 créditos a mujeres para apertura de su propio negocio.
Al final, el alcalde de Puebla llamó a los participantes del Smart City Foro a promover todas las acciones de inclusión y no violencia a las mujeres, que sean necesarias para aplicarlas en la realidad.