Por Jesús Lemus/Puebla

Con la presencia del ex gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, el Consejo Político del PRI avaló que la asamblea de delegados sea el método para escoger la nueva dirigencia estatal del partido que entrará en funciones en septiembre próximo.
Cabe señalar que después de más de tres años y tras dejar su mandato, es la primera vez que el ex ejecutivo local reaparece de manera formal en un evento político de su partido, el cual tuvo sede en el Centro de Convenciones.
Como si fueran los viejos tiempos del PRI en su papel de gobierno, Mario Marín Torres fue recibido tanto a su llegada al Consejo Político como a la salida del mismo, con saludos en mano, besos en la mejilla y hasta un sinfín de priistas que hicieron fila para tomarse una foto con el ex ejecutivo estatal.
En la parte trasera del salón la Pastora del Centro de Convenciones, se escuchaban pequeñas porras de “Marín, Marín”, que al carecer de apoyos priistas para seguir con los gritos, están se desvanecían convirtiéndolas en pequeños murmullos a favor del ex gobernador de Puebla.
El diputado federal del PRI, Enrique Doger Guerrero, fue uno de los cuántos que saludó al oriundo de Nativitas, dejando atrás aquellas declaraciones en contra de Mario Marín Torres, por bloquearle el camino para ser candidato al gobierno de Puebla en 2010.
LAS REGLAS DEL JUEGO
Durante el Consejo Político del PRI, se decidió que la Asamblea de Delegados sea el método para concretar la llegada de Ana Isabel Allende Cano a la dirigencia estatal del PRI y de Víctor Gabriel Chedraui como secretario General.
En la dirigencia municipal del partido en Puebla será el diputado local del PRI, José Chedraui Budib el presidente del partido y como secretaría general, Mónica Barrientos.
Será esta semana cuando se publique la respectiva convocatoria para iniciar el proceso interno de renovación, donde se espera que José Luis Márquez Martínez, diputado federal del PRI, se inscriba para contender por la dirigencia estatal, tal y como lo dijo la semana pasada.
En el encuentro priista, también se avalaron algunas modificaciones a los estatutos del PRI, que deben acoplarse a la reforma político electoral que se avaló hace unos días por el Congreso de la Unión.
EL DISCURSO DE DESPEDIDA
Durante su discurso, el aún líder estatal del PRI, Pablo Fernández del Campo, dijo que dejará la posición partidista con las suficientes bases para demostrar que el instituto tricolor es una oferta viable para las elecciones del otro año cuando se renovarán diputaciones federales.
El también diputado local del PRI, señaló que su partido ha jugado una oposición responsable al gobierno estatal, principalmente en aquellos temas que han causado polémica ante la sociedad, como son las cuotas del agua, juntas auxiliares y revocación del registro civil, además del caso Chalchihuapan.
Fernández del Campo mencionó que el PRI de Puebla hace política en favor de los poblanos, coadyuvando así al trabajo que realiza el presidente de México, Enrique Peña Nieto.
“El PRI se ha demostrado que son una alianza ideológica y política de transformación del país que es encabezado por el presidente de México, Enrique Peña Nieto. Puebla no se queda atrás porque hace política en favor de los poblanos”.
LOS PRIISTAS PRESENTES EN EL CONSEJO DEL PRI
Entre los priístas que acudieron al Consejo Político del PRI se encuentran Juan Carlos Lastiri Quirós, Alberto Jiménez Merino, Jorge Estefan Chidiac, Jesús Morales Flores, Enrique Doger Guerrero, Filiberto Guevara González, Blanca Alcalá Ruiz, Mario Marín hijo, Valentín Meneses Rojas, además de algunos diputados locales y ex legisladores.