• Junto con su banda de ladrones robaron una camioneta pick up, doble cabina, a una mujer cuando regresaba de dejar a sus hijos en la escuela.

Los delincuentes debieron devolver la camioneta robada para que sus cómplices no fueron linchados.

 
Odilón Larios Nava. – Un hombre y una mujer, quienes son esposos, estuvieron a punto de ser linchados por un grupo de pobladores de Acatzingo. La banda donde participa este matrimonio, robó una camioneta a pick up, a una mujer cuando regresaba a su casa después de haber llevado a sus hijos a la escuela.

La agraviada gritó pidiendo ayuda a sus vecinos, estos salieron y persiguieron a los delincuentes. Algunos de ellos lograron escapar con la camioneta robada, pero otro fue capturado cuando escapaba en un Neón rojo. El ladrón dijo llamarse Erick, y fue identificado por algunas personas como trabajador (o extrabajador) del ayuntamiento de Ciudad Serdán.

En cuestión de minutos cerca de 200 vecinos, quienes clamaban por linchar al delincuente. Aunque la policía reaccionó de manera inmediata, la gente fue enfática que no entregarían al ladrón a menos que devolvieran la camioneta.

Ante la amenaza de que el hombre llamado Erick B., sería asesinado en linchamiento, en el lugar a apareció su esposa llamada Jacqueline A. M., así como los padres y hermanos del probable ladrón, quienes trataron de interceder para que lo liberaran.

La mujer fue presionada, y según aseguran vecinos que estuvieron presentes en el lugar, ella fue la que aceptó que pertenecen a una banda de ladrones de vehículos, pero que era la primera vez que acudían a robar a Acatzingo.

Es por ello que la fémina quedó también retenida y fue amarrada a un poste junto con su esposo. Todo eso comenzó a las nueve de la mañana y culminó hasta cerca de las 14:00 horas. La exigencia de los vecinos fue la misma todo el tiempo: que devolvieran la camioneta.

Los familiares del hombre retenido hablaron con los delincuentes y les explicaron la situación, de esa manera abandonaron la camioneta en la autopista Puebla-Córdoba, donde una grúa llegó a recogerla para devolverla a sus legítimos propietarios.

En el momento que la camioneta fue devuelta, las fuerzas policiales: estatal, federal, gendarmería, municipales de Acatzingo, Los Reyes de Juárez y Huixcolotla, intervinieron para extraer a la pareja retenida. Eso dio pie a una confrontación, donde hubo disparos de armas de fuego, pedradas y utilización de gases lacrimógenos, pero la policía rescató a los retenidos y evitó un linchamiento.

Eso exacerbó los ánimos de la gente, los cuales prendieron fuego al auto donde presuntamente viajaba el delincuente de nombre Erick, el cual dijo haber sido parte del ayuntamiento de Ciudad Serdán.

Después la población bloqueó por algunos momentos la carretera Vía Xalapa, a la altura del kilómetro 12, en el barrio de San Miguel, que fue el sitio en donde ocurrió todo el zafarrancho.