• La asfixió y después dejó el cadáver atrás del basurero de Calpan.
• El sujeto fingió robo de infante pero su coartada fue descubierta.

Odilón Larios Nava.- Hombre de 19 años de edad no quería responsabilidades y por ello asesinó a su hija recién nacida, después fingió que le habían robado a la niña en san Pedro Cholula. El sujeto incurrió en diversas incongruencias y finalmente se descubrió su felonía.
Esteban Vargas Cuautle, de 19 años de edad, denunció que acudió a la clínica 12 del IMSS en san Pedro Cholula y que al salir dos sujetos lo despojaron de la bebé de nombre Valentina Vargas Mora y escaparon en un Tsuru, color negro.
Desde el primer momento los policías que lo entrevistaron sospecharon de sus versiones, ya que la cambió en tres ocasiones, dando distintos puntos donde se habría efectuado el presunto robo de infante.
Gracias a las actuaciones ministeriales se logró hacer que el hombre confesara su crimen. Aceptó que salió por la mañana de su casa en la colonia Manantiales en Cuautlancingo. Después la asesinó asfixiándola y tiró el cadáver atrás del basurero de Calpán. Después de ello echó a andar su macabro plan, es decir, fingir el robo de infante.
De acuerdo con sus declaraciones el embarazo de su pareja sentimental no fue planeado y la niña terminó siendo un bebé no deseado. Este sujeto señaló que estaba resentido con la pequeñita porque según él era la causante de que hubiera abandonado los estudios y de que ahora tuviera que dedicarse a trabajar.
Además dijo que se sentía muy insatisfecho con el trabajo que había conseguido en una pizzería. Todo esto lo frustraba y por ello decidió matar a la pequeña, sin importar que fuera su hija.

VERSIÓN DE LA FGE

La Fiscalía General del Estado de Puebla establece que el deceso de una bebé de 15 días de nacida, tiene como presunto responsable a su padre que está a disposición del agente del Ministerio Público.
Elementos de la Agencia Especial de Investigación realizaron las diligencias para esclarecer el caso, luego de que el hoy detenido, Esteban Vargas Cuautle acudiera ante el agente del Ministerio Público como supuesta víctima, para referir inicialmente que le habían arrebatado a su hija luego de que la llevó a una clínica de salud que no contó con la vacuna que buscaban.
Tan pronto se tomó conocimiento del caso por parte del progenitor de la bebé, elementos de la Agencia Especial de Investigación acudieron al IMSS regional de San Pedro Cholula y al recabar testimonios del personal médico, se tuvo conocimiento de que en ningún momento Esteban Vargas acudió con la bebé e incluso la clínica sí contaba con todas las vacunas.
El supuesto agraviado, tuvo también en las oficinas centrales de la Fiscalía General del Estado de Puebla, apoyo de psicólogos expertos considerando que inicialmente se manejó como víctima denunciando que sujetos desconocidos le habían arrebatado a la bebé para darse a la fuga a bordo de un vehículo, después los propios especialistas a través de dictámenes fortalecieron la hipótesis de las contradicciones.
Esteban Vargas Cuautle de 19 años de edad, finalmente aceptó haber privado de la vida a su hija debido a que quería evadir la responsabilidad de la paternidad ya que estaba en proceso de separación con su pareja sentimental de 24 años de edad, por lo que decidió deshacerse de la menor al asfixiarla y abandonarla atrás del basurero de Calpan en San Pedro Cholula, sin embargo fue descubierto y también se ubicó el cuerpo de la bebé.
Fue el propio padre el que se presentó a denunciar el supuesto robo, y fueron la Agencia Especial de Investigación y el Ministerio Público, dependientes de la Fiscalía General del Estado de Puebla, las instancias que participaron en la posterior puesta a disposición de Vargas Cuautle ya como probable responsable ante el esclarecimiento del caso.