Odilón Larios Nava.- Una riña suscitada afuera del bar denominado Guadalajara ubicado a un costado de la central de abasto de Huixcolotla, dejó como saldo un muerto y un lesionado con arma de fuego. De los presuntos responsables se desconoce identidad, ya que lograron darse a la fuga.
Los hechos se suscitaron el jueves por la tarde, concretamente a las 19:40 horas, justo en la zona de bares donde unos sujetos originarios y vecinos de Palmarito Tochapan abrieron fuego en contra de dos hombres.
Estos últimos presumiblemente eran trabajadores de la central de abasto que se encontraban en el bar denominado Guadalajara.
Allí dos grupos de personas comenzaron una pelea y salieron a la calle para terminar de pelear, pero uno de los sujetos identificados como pobladores de Palmarito, sacó un arma de fuego y la accionó por lo menos en 15 ocasiones, a juzgar por los casquillos hallados en el sitio.
Uno de los involucrados identificado como Eduardo Alonso Hernández, de 22 años de edad, recibió seis impactos de bala en los glúteos, pierna izquierda y cabeza, mismos que hicieron que perdiera la vida de forma casi instantánea.
Su compañero César Alonso Flores, de 21 años de edad, recibió un balazo en la pierna derecha. Los presuntos agresores al ver lo que habían provocado, de inmediato se dieron a la fuga.
Personal de la policía municipal de Huixcolotla acudió y tras enterarse que los asesinos habían huido en una camioneta tipo Explorer, color blanco, montaron un operativo por la región para intentar detenerlos, pero los responsables lograron huir.
Los dos lesionados fueron atendidos por paramédicos de la ambulancia 017 de Tecamachalco y de Cruz Roja de la misma demarcación, mismos que confirmaron la muerte de Eduardo y trasladaron a César a un hospital privado de Tecamachalco.
Los uniformados acordonaron la zona donde yacía el cadáver de Alonso Hernández y aseguraron la zona donde estaban los proyectiles percutidos, ya que sirven como indicios que ayudan en las investigaciones ministeriales.
Fue el Agente del Ministerio Público de Tecamachalco el que arribó para realizar las diligencias del levantamiento del cadáver. Por medio de las declaraciones de los testigos que las autoridades tienen claro que el móvil fue una riña, aunque nadie supo precisar el por qué inició la pelea, pero intuyen que se trata de problemas que traían desde antes en la central de abasto donde trabajaban.