• Hasta el cierre de esta edición el estado del elemento lesionado era considerado como de pronóstico reservado.

Odilón Larios Nava. – Un elemento de la policía ministerial perdió la vida al ser atacado a balazos, junto con dos de sus compañeros. El ataque ocurrió lanoche del pasado jueves en la carretera federal Tlaxco-Tecojotal a la altura de la localidad de Las Lajas, en Zacatlán. Un segundo elemento se debate entre la vida y la muerte en un hospital de la ciudad de Puebla pues recibió ocho balazos, uno de ellos en la cabeza. El tercer ministerial que participó en estos hechos resultó ileso.
El ataque ocurrió el jueves alrededor de las 23:30 horas. De acuerdo con los reportes proporcionados por fuentes cercanas a la Fiscalía General del Estado (FGE), los ministeriales detectaron un Chevy color rojo, el cual estaba relacionado con diversos hechos delictivos, principalmente robos de vehículos en la zona.
Los tres ministeriales iban en una camioneta, patrulla oficial, le dieron alcance al Chevy y le cerraron el paso. Cuando se bajaron para intentar revisar el vehículo rojo, los ocupantes de esa unidad abrieron fuego contra los ministeriales.
Roberto Ortega Padilla, de 62 años, recibió al menos tres impactos de bala que acabaron con su vida en el lugar. Mientras que su compañero Ismael Cortés Castro, recibió ocho balazos, uno de ellos en la cabeza.
El tercer ministerial resultó ileso, pudo tomar a su compañero lesionado y salir del lugar conduciendo a toda velocidad la camioneta. Después pidió apoyo de una ambulancia. El lesionado fue llevado al ISSSTEP en la ciudad de Puebla en donde por la tarde fue intervenido quirúrgicamente, su estado de salud es considerado delicado y de pronóstico reservado.
Cuando los refuerzos llegaron al lugar, obviamente no encontraron a los delincuentes, tampoco las armas de cargo del agente caído, una pistola 9 milímetros y un AR-15, según informaron fuentes policiales, se presume fueron robadas por los delincuentes.
Las autoridades ya cuentan con algunos datos de la identidad de estos delincuentes por lo que iniciaron las investigaciones del caso y esperan dar lo antes posible con los criminales.
Roberto Ortega Padilla, contaba con 62 años y 28 años de servicio en la Fiscalía General del Estado (FGE), el cual, según indicaron algunos de sus compañeros, sería pensionado en 7 meses. Se pensionaría por edad. Hay malestar entre sus compañeros de corporación pues aseguran que el sexagenario acusaba cansancio y en diversas ocasiones había solicitado su cambio a la ciudad de Puebla para estar más cerca de su casa, pero no le autorizaron el cambio.