• La principal hipótesis de investigación señala a miembros de “Los Capula” como los probables responsables.
• Le dispararon un escopetazo en la pierna y murió desangrado; no se descarta que se desate una serie de vendettas.

Odilón Larios Nava.- Hombre de 20 años de edad, quien era uno de los líderes de la banda “La Vida Loca”, de San Gregorio Zacapechpan, en el municipio de San Pedro Cholula, fue asesinado la noche del sábado con un disparo en la pierna derecha, aunque sus compañeros de pandilla le pusieron un torniquete improvisado, murió desangrado.
La principal hipótesis de investigación señala que el móvil fue un pleito entre bandas de San Pedro Cholula. El finado era sobrino del jefe delictivo apodado El Diablo, quien controla cuatro bandas de Zacapechpan, por lo que no se descarta que esta muerte pueda desencadenar una serie de venganzas.
El violento acontecimiento tuvo lugar alrededor de las 19:00 horas del pasado sábado, en los límites de Santa María Acuexcomac con San Gregorio Zacapechpan, donde el hoy occiso viajaba a bordo de una motocicleta en compañía de otro miembro de su banda apodado El Diablero.
Los reportes policiales indicaron que varios sujetos a bordo de dos camionetas les salieron al paso y los agredieron, a El Diablero lo golpearon y al hoy occiso de nombre Uriel Acuahuit Rojas, de 20 años de edad, le dispararon con una escopeta hiriéndolo en la pierna derecha a la altura del muslo.
Miembros de la banda de Uriel denominados La Vida Loca, entre ellos su tío El Diablo, acudieron al lugar pero también lo hicieron los de la banda contraria de Acuexcomac, y se desató un enfrentamiento de pedradas entre ellos.
Poco después llegó una patrulla de la Policía Municipal de San Pedro Cholula, los cuales fueron recibidos a pedradas por los vándalos. Los uniformados se percataron que los sujetos tomaban a un hombre aparentemente lesionado y lo subían a una pick up color blanco, después escapaban con rumbo a Paso de Cortés.
Por eso los siguieron a distancia y más adelante la camioneta se encontró con una ambulancia, en ese momento bajaron a Uriel, y lo tendieron en la carpeta asfáltica, donde lo revisaron los paramédicos pero ya no había nada que hacer, el hombre se había muerto desangrado pese a que sus compañeros pandilleros le habían hecho un torniquete improvisado.
En ese momento los ocupantes de camioneta Chevrolet, pick up, blanca, pretendían escapar, pero los policías los aseguraron para que rindieran declaración.
Se sabe por fuentes policiales que la banda del hoy occiso tiene pleito declarado con una pandilla de Acuexcomac liderada por Los Capula, por lo que son los principales sospechosos del asesinato. De esto se desprende que la línea de investigación indica que se trata de una pugna entre bandas de esas comunidades.
La agresión al hoy occiso ocurrió en la calle Francisco I. Madero. Pero el levantamiento del cadáver ocurrió en Paso de Cortés y la calle Hidalgo, hasta donde acudió el personal de la Agencia Estatal de Investigación e inició la carpeta de investigación 5699/2017 de la Zona Centro.
Cabe destacar que el hoy occiso fue reconocido por fuentes policiales como un hombre violento con antecedentes de haber agredido en el pasado a policías municipales a quienes les disparó con una escopeta y lesionó.
Al ser el occiso uno de los líderes de la banda La Vida Loca y su tío ser el jefe de esa y tres bandas más de Zacapechpan, no se descarta que pudiera desatarse una serie de vendettas entre esos grupos de pandilleros.