• Presumen lo mataron dentro del bar y después sacaron el cadáver a la calle, donde fue hallado por la policía.
• Indicios hallados sugieren a las autoridades que el personal del bar lavó para eliminar evidencias.

Odilón Larios Nava.- Un guardia de seguridad del centro nocturno Flamingos, ubicado en San Pedro Cholula, fue asesinado a balazos. El cadáver fue localizado a escasos diez metros de la entrada del bar, en la calle. Pese a eso, los indicios señalan a las autoridades que el crimen probablemente ocurrió en el interior del establecimiento y el personal del lugar habría sacado el cadáver y después aparentemente lavaron la escena del crimen para borrar evidencias.
Lo anterior llevó a las autoridades ministeriales a colocar sellos de clausura en el local que ocupa el bar Flamingos, para que una vez que se obtenga la orden de cateo puedan ingresar con el equipo de peritos en búsqueda de indicios que permitan esclarecer el crimen.
Hasta el cierre de esta edición se desconocía la mecánica de hechos del asesinato. El cadáver de Raúl Tlahuec López, de 32 años de edad, fue localizado en el exterior del mencionado bar ubicado en el Bulevar Forjadores-4 Norte, como le conoce la gente del lugar. El cuerpo estaba tendido boca arriba a escasos diez metros de la puerta del lugar.
Fuentes policiales confirmaron que de la puerta del mencionado bar, el cual las autoridades encontraron cerrado, se observaban huellas de arrastre del cuerpo hasta el sitio en donde fue localizado. También encontraron rastros de agua en el exterior del bar, lo cual sugiere que el personal lavó el piso, presumen las autoridades, para borrar evidencia.
Algunos de los vecinos informaron que el asesinato debió ocurrir alrededor de las 04:00 horas de ese miércoles, se presume en el interior del bar, pero se desconoce qué provocó la agresión a Raúl y quién es el homicida, pero se presume que hubo varios testigos que tendrán que ser llamados a comparecer por la Fiscalía General del Estado (FGE).
Los vecinos aseguraron no haber escuchado los disparos, esto es otro indicio que sugiere a las autoridades que el homicidio debió ocurrir en el interior de Flamingos. Los vecinos también indicaron que era muy raro que el bar estuviera cerrado a las 04:30 horas, pues aseguraron, usualmente se sigue viendo movimiento de los empleados y las chicas que trabajan en el lugar hasta después de las seis de la mañana.
Y aseguraron que los empleados del lugar nunca lavan por la madrugada, es decir que les resultaba muy extraño ver que había agua a las puertas del bar. Dijeron que ese bar y otros dos que están ubicados en la misma calle son un foco rojo y punto de violencia, refirieron que apenas hace poco más de una semana se suscitó una balacera en esa esquina.
El cadáver de Raúl tenía al menos dos impactos de bala, de calibre “chico”, según fuentes policiales, se refieren a que probablemente se trató de calibre 22 o 32. En el lugar sólo se halló un casquillo. El cuerpo presentaba una tercera lesión pero no se definió si era otro balazo o fue hecho con otro objeto o arma, eso será determinado por medio de los protocolos de necropsia.
Por los indicios encontrados en el lugar de intervención la Fiscalía General del Estado clausuró el sitio, por medio de la carpeta de investigación 17214/2017 de la Zona Centro, hasta que se obtenga la orden de cateo para ingresar con un equipo de peritos a recopilar indicios, entre otras cosas aplicaran pruebas Blue Stars, para buscar huellas de sangre.
Una vez que se había llevado a cabo el levantamiento del cadáver, mientras los peritos realizaban las últimas acciones en el lugar, llegaron las hermanas de Raúl y su cuñado, quienes confirmaron a las autoridades que éste hombre trabajaba en el área de seguridad del bar Flamigos. Poco después llegó la esposa del occiso y su pequeño hijo de aproximadamente 10 años de edad, quienes recibieron la dura noticia en ese sitio, eso los heló más que el viento gélido que hacía en ese momento.
Al cierre de esta edición periodística se desconocía el tipo de sanción que aplicará el ayuntamiento de San Pedro Cholula al bar Flamingos, cuyos empleados habrían incurrido en un delito si se comprueba que lavaron el sitio para eliminar evidencias del crimen.