• Dos sujetos la interceptaron cuando llegaba a casa de una amiga, donde se reunirían para salir de antro.
• Le robaron el celular, se presume que durante un forcejeo le dispararon y la chica murió de forma instantánea.

Odilón Larios Nava.- Una alumna brillante, estudiante del quinto cuatrimestre de la facultad de Derecho de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), fue privada de la vida durante un aparente asalto la noche del sábado, en la colonia Reforma Agua Azul. El asalto es la línea más sólida de investigación, aunque no se descartó alguna otra.
Un grupo de amigas quedó de reunirse alrededor de las 21:00 horas, en el domicilio de una de ellas, el cual está ubicado en la 45-A Poniente entre la 17 y 19 Sur, en la colonia Reforma Agua Azul. Ese era el punto de reunión para después acudir a un antro, explicaron las chicas a las autoridades, nunca imaginaron que la noche se vestiría de tragedia.
Poco después de las nueve de la noche, Mariana Fuentes Soto, de 20 años de edad, estudiante de la BUAP, descendió del transporte público en la 19 Sur y caminó media cuadra por la 45-A Poniente, en dirección a la 17 Sur, para encontrarse con sus compañeras de la preparatoria.
Al llegar justo frente a la puerta de la casa de su amiga, estaba por tocar. Sin embargo Mariana no fue anunciada por el timbre, sino por sus gritos despavoridos de auxilio, inmediatamente después de los gritos, sus amigas escucharon un disparo.
Las otras chicas salieron de la casa y vieron a Mariana tendida en la banqueta, a la puerta de la casa,
estaba sangrando por una herida en la cabeza. No se percataron de la identidad del o los asesinos, dijeron no haber visto nada en concreto, pero algunas de ellas aseguraron que fueron dos los sujetos que la atacaron a Fuentes Soto.
Según los pocos indicios con los que cuentan las autoridades ministeriales, los delincuentes escaparon con dirección a la 17 Sur. Los vecinos con los que se entrevistaron las autoridades dijeron no haber visto nada, por lo que no aportaron más datos.
Los investigadores al percatarse de que en el exterior de algunas casas había cámaras de vigilancia, creyeron que la buena suerte les sonreía, pero en cuestión de minutos los propietarios de esos domicilios les informaban que sólo son cámaras de monitoreo, es decir que no tienen sistema de grabación, por lo que son estériles en materia de la investigación del caso.
Autoridades policiales indicaron que a la joven le robaron su celular, un celular inteligente, sin que se precisara la marca. Es por esa razón que señalaron que el móvil del asesinato pudo ser el robo, o al menos esa es la línea de investigación más sólida que tienen las autoridades hasta el cierre de esta edición, pero no descartaron cualquier otra situación.
En el sitio, algunas de las compañeras de la joven mujer indicaron que Mariana tenía tres meses de haber terminado con su novio, quien la quería mucho, por ello aparentemente descartaron la opción de algún hecho pasional. Incluso este domingo por la mañana, en reunión de vecinos, llegó el ex novio y se le escuchó maldecir a los criminales que arrebataron la vida de Mariana.
Cabe mencionar que Mariana, quien era hija única de una madre soltera, siempre fue una estudiante de excelencia, siempre estuvo becada en las escuelas donde estudió, incluso en la universidad. Además de que era muy responsable, pues ya trabajaba en un despacho.

EXIGEN MÁS SEGURIDAD

Decenas de vecinos, a quienes el estruendo del balazo arrebató la tranquilidad de la noche, se reunieron en el lugar e intercambiaron opiniones de la inseguridad. Todos coincidieron en exigir más seguridad a las autoridades policiales, afirmaron que el OXXO que está en las inmediaciones “es asaltado tiro por viaje”, después otra persona mencionó “la tiendita de la esquina también; el señor de la carnicería se tuvo que ir por la inseguridad; robos a transeúntes son muy frecuentes”. Indicaron a este reportero: “Por lo menos tenemos tres robos por semana en esta colonia, ya es muy insegura, por eso exigimos que las autoridades nos den más seguridad”.
Ahí mismo acordaron tener una reunión de vecinos este domingo por la mañana, en donde buscaron la cercanía con las autoridades para establecer estrategias de seguridad para contrarrestar la inseguridad que están viviendo en la colonia.
Un grupo de vecinas, muy consternadas, porque saben que al igual que Mariana, pudieron ser cualquiera de ellas, expresaron: “Ahora no podemos hacer nada más que rezar”, y así fue como acercaron un sirio, una pequeña imagen religiosa y crucecita y comenzaron a rezar un rosario por el descanso de la joven asesinada.