•Le pegaron cuatro balazos y luego lo remataron con un tiro en la cabeza; también le robaron el arma de cargo.
• Su escolta, una mujer novata en la corporación, resultó lesionada en un glúteo cuando corría para resguardarse.

Odilón Larios Nava.- Una, aparentemente simple, revisión de un vehículo sospechoso costó la vida de un jefe de grupo de la Policía Ministerial, de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJ) y su escolta, una mujer nueva en la corporación resultó con un impacto de bala en los glúteos. La agresión ocurrió en la colonia Benito Juárez en la capital poblana.
Por lo menos cinco impactos de bala recibió el comandante y jefe de grupo Raúl Ávila, uno de los plomazos hizo blanco en la cabeza a la altura de la sien, mientras que su compañera Alejandra Mancilla, quienes es de la “policía acreditable” pero novata, pues no tiene más de seis meses en la corporación, recibió un balazo en los glúteos.
Según las primeras versiones de los hechos, pretendían revisar un taxi sospechoso, porque sus características coincidían con un vehículo relacionado con robos a cuentahabiente.
Los hechos ocurrieron minutos antes de las 13:00 horas, en el 37 Poniente entre la 27 y 29 Sur, de la mencionada colonia. En ese lugar estaba tendido el cuerpo del jefe de grupo de la Octava Comandancia. Su compañera también estaba lesionada pero estable.
Cerca de la unidad oficial, un Jetta, color blanco, con placas de circulación TYU-36-00, que quedó a la mitad entre la 27 y la 29 Poniente, se encontraban al menos 15 casquillos percutidos calibre 9 milímetros, del arma con el que agredieron a los ministeriales.
Los responsables, al menos tres sujetos a bordo de un vehículo
Tsuru, tipo taxi, con placas de circulación 76-90-SSJ, escaparon a toda velocidad lo que los hizo chocar contra un vehículo particular en la 29 B Sur a la altura de la 35 Poniente. Por lo que debieron dejar abandonada la unidad frente al número 3017 de la 29 B Sur. Ellos lograron escapar.

ATENCIÓN PREHOSPITALARIA

Paramédicos de SUMA son los que llegaron para atender a los lesionados. Versiones policiales dieron a conocer que el comandante ya estaba muerto en el lugar, pero que aun así fue trasladado a bordo de una ambulancia de dicha corporación estatal y trasladado al Hospital del ISSSTEP, donde al llegar los galenos confirmaron la muerte del jefe de grupo.
La agente ministerial lesionada se encuentra estable y según los primeros reportes sólo recibió un impacto de bala en los glúteos. También fue llevada al mismo nosocomio para recibir atención de los especialistas.

CÓMO OCURRIERON LOS HECHOS

Las primeras investigaciones informaron que los policías ministeriales eran parte del Operativo Búho (el que sustituyó al Operativo Águila) es decir que tiene como objetivo combatir el robo a cuentahabiente. El comandante Ávila y su escolta inexperta, habrían visto el taxi mencionado, éste coincidía con un vehículo relacionado con el delito de robo a cuentahabientes.
Por ello siguieron a la unidad y en el lugar donde se dio la balacera marcaron el alto a los ocupantes. De acuerdo con el reporte oficial, el comandante descendió para dialogar con el conductor de dicho vehículo de alquiler.
Y en ese momento, uno de los ocupantes de la parte trasera de la unidad le disparó “a quemarropa”. El comandante intentó llegar a su vehículo para resguardarse y entonces cayó abatido. Estando tendido en el piso, los sujetos todavía le dieron dos disparos más, entre ellos presumiblemente el que recibió en la sien derecha. Además de arrebatarle la vida, los delincuentes también le robaron el arma de cargo.
Cuando comenzaron los balazos, la mujer ministerial, descendió de la patrulla corriendo para resguardarse y en ese momento fue cuando recibió el disparo en el glúteo, informaron fuentes extraoficiales. Un policía que pidió el anonimato señaló: “Ese es el riesgo que te manden con los nuevos, no tienen experiencia. Lo dejaron morir solo”.
Entonces fue cuando los responsables escaparon y después dejaron abandonada la unidad en el lugar antes señalado, a unas cuadras del lugar de la balacera.
De forma extraoficial se sabe que el propietario del taxi es un comerciante y que él da la unidad a trabajar a un chofer. De acuerdo con estas versiones, policías ministeriales llevaron a declarar a los familiares del propietario de la unidad como parte de las investigaciones.
Según estas versiones las autoridades ya tienen identificados a los homicidas, y ya siguen sus pistas para llevarlos tras las rejas por el homicidio del comandante de la policía ministerial que murió en cumplimiento del deber.
La muerte del elemento de la FGJ fue confirmada por el titular de la dependencia estatal, Víctor Antonio Carrancá Bourget, por medio de su cuenta de Twitter @vcarrancab, en la cual se pudo leer: “Lamento profundamente el fallecimiento del compañero de Policía Ministerial Raúl Ávila, quien dio su vida en cumplimiento de su deber”.

EL REPORTE OFICIAL DE LOS HECHOS

La Fiscalía General del Estado de Puebla lamenta que durante un operativo de combate al robo a cuentahabiente, fuera privado de la vida en cumplimiento del deber, el policía ministerial Raúl Ávila, quien contaba con 46 años de edad y 25 años de servicio. A los deudos, la Institución les brinda el apoyo necesario.
Este jueves 14 de enero del 2016, la Policía Ministerial participaba de manera conjunta con la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Puebla y autoridades municipales, en el Operativo Búho para combatir el robo a cuentahabiente.
En la 37 poniente y 27 sur de la colonia El Vergel de la capital poblana, el hoy occiso detectó a 3 sospechosos a bordo de un vehículo tipo taxi, por lo que solicitó que se detuviera la marcha de la unidad. El agente ministerial dialogaba con el conductor, cuando fue sorprendido por uno de los ocupantes del asiento posterior del vehículo, quien le disparó a quemarropa.
Aún con vida, Raúl Ávila y su colega mujer de 23 años, fueron trasladados a un hospital de la ciudad, en donde lamentablemente se notificó el fallecimiento del varón, en tanto que prevalece la atención médica para la mujer lesionada que también recibió impactos de bala.